Asurbanipal y la primera biblioteca

Podríamos pensar que las bibliotecas tienen sus orígenes en Egipto o Grecia, pero no es así. Los restos de la primera biblioteca se encontraron en la antigua ciudad de Nínive, en Mesopotamia, cerca de la actual Mosul en Irak. Esta biblioteca data alrededor del año 650 a.C. y fue obra del último gran rey asirio Asurbanipal, quien a lo largo de su reinado envió a sus representantes por todo el territorio con la misión de recoger y copiar todas las tablillas disponibles. Fue uno de los pocos reyes de la Antigüedad que sabía leer y escribir.

assurbanipal (1)Decimos tablillas porque era el formato que el libro tenía en esa época. Estas tablillas estaban hechas de arcilla que estando aún húmedas eran inscritas con la lengua sumeria o la acadia.

tablilla neosumeria

tablilla neosumeria

Se secaban al sol para endurecerlas o bien se cocían en un horno para prolongar su durabilidad. En caso de incendios, el fuego endurecía de tal forma las tablillas que llegaban a vitrificarse de tal modo que se volvían prácticamente indestructibles.

Asurbanipal se encargó en persona de clasificar muchos de los libros de su preciada biblioteca e hizo copiar y revisar la mayoría de los volúmenes en su haber. Gracias a esta biblioteca tenemos conocimiento de la cultura y las  tradiciones asirias de aquella época. Aquí se encontraron las tablillas que componen el primer poema épico de la historia: El Poema de Gilgamesh, fechado sobre el 2000 a.C. es decir, más de mil años antes de que Homero escribiera la Ilíada y La Odisea.  Los arqueólogos han llegado a encontrar unas 5000 tablillas enteras o parciales que han sobrevivido a la destrucción del año 612 por parte de los medos. Esta biblioteca se hallaba en el interior del palacio real y era por tanto de carácter privado, aún no había nacido la biblioteca pública.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Su faceta cultural es bien conocida, además de gran erudito dominaba las matemáticas. Sin embargo, no debemos olvidar que Asurbanipal fue un déspota, un guerrero incansable y cruel, rasgos comunes a los guerreros asirios por otra parte, que consiguió llevar a su país a la máxima expansión. Los numerosos relieves llegados hasta nuestros días muestran temas bélicos además de su gran afición por la caza. Uno de ellos encabeza este blog, en él vemos a Asurbanipal montado en un carro y disparando flechas a un león en una cacería. Este relieve ha sido elegido como cabecera del blog por la fuerza que transmite la composición, debajo de estas líneas podemos apreciar la imagen completa.

Relieve de Asurbanipal cazando leones

Relieve de Asurbanipal cazando leones

La biblioteca de Asurbanipal desapareció durante la absoluta y total destrucción de la ciudad de Nínive llevada a cabo por el ataque de medos y babilonios en el año 612 a.C., quince años después de la muerte del rey. Fue descubierta por el explorador Austen Henry Layard en 1845.

Anuncios