Hallan una nueva “puerta de Ishtar”.

Bueno, a veces ocurre que el pasado remoto es noticia y el día de hoy es una buena prueba de ello.

Han hallado una nueva puerta monumental similar a la de Isthar de la antigua Babilonia. Se encuentra, cómo no, en Irak y aunque de momento está enterrada a siete metros bajo tierra, esperaremos impacientes su recuperación para poder admirarla y ver lo que tiene que contarnos que estamos seguros será mucho.

La información la publica hoy el periódico digital “20 minutos” y la encontraréis aquí

Imagen de la puerta de Isthar que se encuentra actualmente en Berlín.

Imagen de la puerta de Isthar que se encuentra actualmente en Berlín.

Anuncios

Inventando la escritura

Los sumerios inventaron la escritura hacia el final del cuarto milenio a.C. a raíz de la necesidad de un procedimiento para registrar sus operaciones administrativas y comerciales. Otros pueblos habían concebido también un sistema para plasmar ideas pero fueron los sumerios los que crearon un método de escritura propiamente dicho. Hacia el final del tercer milenio a.C. grababan sus creaciones literarias en tablillas, prismas y cilindros de arcilla, un soporte sin duda más duradero que otros, por ejemplo el papiro egipcio. Las primeras manifestaciones no eran tanto escritura sino el diseño pictográfico de los objetos. Tenían un valor de imagen-símbolo sin ninguna referencia directa  a la pronunciación.

pictogramasumerio

Evolución:

Evolución de la escritura cuneiforme. Del 3100 al 700 a.C.

Evolución de la escritura cuneiforme. Del 3100 al 700 a.C.

Tras siglos de desarrollo y perfeccionamiento, hacia la mitad del tercer milenio a.C. se había logrado la invención de la escritura cuneiforme. Se conseguía por medio del uso del punzón de caña. La escritura nació no tanto por la necesidad de plasmar la lengua sino por la de reflejar por escrito las operaciones comerciales y burocráticas de la administración. Su finalidad era por tanto, la contabilidad y la administración de palacio, principalmente inventarios, deudas, distribuciones de raciones, y documentos oficiales.

Inscripción sumeria del 2600 a.C. aproximadamente.

Inscripción sumeria del 2600 a.C. aproximadamente.

Disponemos de numerosa documentación gracias a las literalmente decenas de millares de tablillas halladas, según el profesor S.Noah Kramer, en las cuales se recoge gran parte del saber de esta civilización: textos jurídicos, administrativos, religiosos e incluso literarios. Veremos algunos de estos últimos en este blog, lo cual aportará un testimonio veraz del día a día de un pueblo que vivió hacia el final del tercer milenio antes que Cristo.
Es un hecho remarcable, aunque  poco conocido, que más de mil años antes de que se escribiera la Biblia o La Ilíada los sumerios contaran ya con una literatura floreciente constituida por epopeyas, mitos e himnos, además de proverbios y fábulas.

Otra de sus invenciones fue el sello cilíndrico. De piedra, aunque también podía ser de otros materiales, servía para sellar las cerraduras de las puertas de los almacenes, para certificarlas tablillas y también marcar las tapas de los recipientes.

Sello cilíndrico y su impresión: ganado vacuno

Sello cilíndrico y su impresión: ganado vacuno

En su parte exterior había un motivo grabado que podía tratar sobre temas diversos: cotidianos, mitológicos, rituales e incluso históricos, todo ello ha aportado una valiosísima información sobre su cultura.

Los sumerios, la civilización más antigua

La civilización surgió entre los ríos Tigris y Éufrates. Los griegos llamaron a esta zona Mesopotamia nombre que procede de Meso, que significa “en medio” y Pótamos que quiere decir ríos. Por tanto Mesopotamia es la “Tierra entre ríos”.

A finales del IV milenio a.C. tiene lugar en Mesopotamia lo que Childe dio en llamar los factores de la revolución urbana.  Esto es, uso del metal, sistema de irrigación, conocimiento del calendario, uso de la escritura, diferenciación de grupos sociales y organización política. De este modo nacieron los estados de Sumer y Akkad.

sumeracad (1)

Mapa de Sumer y Akkad hacia el 3000 a.C.

La sumeria fue una civilización asentada en la zona sur de Mesopotamia y tiene la particularidad  de ser la más antigua del mundo. Así pues, podríamos decir que la Historia empieza en Sumer, más aún si consideramos que la cultura sumeria fue la primera en iniciarse en la escritura hacia el final del cuarto milenio a.C.

Hace poco más de cien años se desconocía la existencia de este pueblo. Arqueólogos y eruditos emprendieron excavaciones en esta zona del Próximo Oriente, en busca de huellas de otras civilizaciones como la asiria y la babilonia, pero en su lugar encontraron numerosos vestigios de esta “nueva” cultura de la que no había referencias hasta la fecha. La arqueología no ha aportado pruebas sobre su origen, hay teorías que afirman que eran autóctonos y otras, mayormente aceptadas que proclaman que procedían de la región del Indo. También el factor lingüístico constituye un enigma ya que no es de origen semítico. Es una lengua aglutinante, es decir, una lengua en que las palabras se forman uniendo monemas independientes. Aunque eran de raza blanca, los sumerios se denominaban a sí mismos “cabezas negras” y por cierto, tenían por costumbre raparse la cabeza.

El territorio se dividía en varias ciudades-estado y cada una de ellas era gobernada por una dinastía local, cuyo título variaba de una ciudad a otra. Así pues en Uruk se usaba el término en o gran sacerdote, en Lagash el término ensi o artífice del dios y en Ur y Kish el término lugal o rey. Cada una de estas ciudades tenía su dios local propio al que se consideraba su rey y que a su vez era el propietario tanto del territorio como de la capacidad de trabajo de la población. Existía la figura del gobernante humano representante y administrador del soberano divino, el cual transmitía las órdenes de este. El  sistema económico derivado de este planteamiento, ha llegado a calificarse como socialismo teocrático. Los excedentes agrícolas se hallaban concentrados en las manos de los gobernantes de las ciudades que a su vez eran los representantes de los dioses locales. Estos gobernantes administraban los recursos alimenticios para toda la población. La sociedad estaba planificada en torno al templo como centro administrativo, ya que dirigía tanto la adjudicación de mano de obra como la recolección y distribución de la cosecha o la realización de obras tales como  construcción de acequias, diques etc.

friso-lecheria

Friso llamado “de la lechería”

La imagen anterior pertenece al friso de un mosaico representando una escena de una granja y descubierto en Al-Ubaid, cerca de Ur. Data del año 2500 a.C. Actualmente el mosaico se halla en el museo de Irak, en Bagdad.

La alimentación era muy variada y estaba basada en la harina de trigo, cebada, dátiles (existían en esta zona una gran cantidad de palmerales), frutos y legumbres como guisantes, habas, berros, puerros. También criaban bueyes y corderos.

Jarrón Sagrado de Warka. 3200 a.C.

Jarrón Sagrado de Warka. 3200 a.C.

El tamaño de las ciudades era considerable ya hacia el 2900 a.C. sus poblaciones alcanzaban los cincuenta mil habitantes en las más extensas. Uruk, una de las primeras ciudades, tenía una superficie aproximada de cuatrocientas hectáreas, Lagash unas quinientas y Ur cincuenta hectáreas.

Mesopotamia disponía una buena producción de arcilla, lana, lino, cereales y betún. Carecía sin embargo de madera y minerales duros, los cuales tenía que importar. Los sumerios fueron los responsables de la invención de la rueda, del carro o del torno rápido entre otros. En los centros urbanos se desarrolló una artesanía de gran calidad, la cual más tarde, en los periodos neobabilónico y persa se caracterizaría por la producción en serie. Los comerciantes pagaban impuestos por las importaciones que realizaban. Pero el factor clave de esta época era el control del agua de los ríos. Este será motivo en muchas ocasiones de guerras entre diferentes pueblos.

Al norte de Sumer se hallaba otro pueblo, en este caso de lengua semita, del cual hablaremos en otra ocasión, que también  usaría la escritura cuneiforme derivada de la escritura sumeria: los acadios. Hacia el 2334 a.C. este pueblo invadió Sumer y lo anexionó a su territorio bajo el mando de Sargón I.

La escuela en Sumer

De los estratos arqueológicos correspondientes al segundo milenio a.C. en la zona sur de Mesopotamia aparecieron centenares de tablillas que conformaban los “deberes” escolares como parte de la tarea escolar cotidiana.

Tablilla-sumeria-

La escuela sumeria era en un principio una dependencia del Templo, pero con el paso del tiempo se convirtió en una institución laica. Los estudiantes sufragaban los salarios de los maestros a través de tasas. Así pues, la escolarización estaba condicionada por la capacidad económica de las familias. En las tablillas aparecen registrados los nombres de los alumnos, el de sus padres y la profesión de estos, pero curiosamente no aparece el nombre de ninguna mujer, por tanto la educación era exclusiva de la población masculina. La enseñanza no era obligatoria.

Escriba sumerio

escriba sumerio

El objetivo principal de la escuela en un principio era la formación de escribas para el desempeño de futuras funciones en la administración del reino que se daba tanto en el templo como en el palacio. Pero la escuela vivió una transformación paulatina y en su seno se formaban tanto eruditos como hombres de ciencia y el área del saber se fue ampliando en materias tales como botánica, mineralogía, geografía, teología, matemáticas y lingüística.

Reproducción de un texto escrito en tablillas hacia el 2000 a.C. por un maestro de escuela: “Alumno: ¿dónde has ido desde tu más tierna infancia? He ido a la escuela. ¿Qué has hecho en la escuela? He recitado mi tablilla, he desayunado, he preparado mi nueva tablilla, la he llenado de escritura, la he terminado; después me han indicado mi recitación y, por la tarde me han indicado mi ejercicio de escritura. Al terminar la clase he ido a mi casa, entrado en ella y me he encontrado a mi padre allí sentado. He hablado a mi padre de mi ejercicio de escritura, después le he recitado mi tablilla, y mi padre ha quedado muy contento. Cuando me he despertado al día siguiente por la mañana, muy temprano, me he vuelto hacia mi madre  le he dicho: “dame mi almuerzo, que tengo que ir a la escuela”, mi madre me ha dado dos panecillos yo me he puesto en camino, mi madre me ha dado dos panecillos y yo me he ido a la escuela. En la escuela, el vigilante de turno me ha dicho ¿por qué has llegado tarde?. Asustado y con el corazón palpitante, he ido al encuentro de mi maestro y le he hecho una respetuosa reverencia“.

Por lo que parece el estudiante tuvo un mal día en la escuela, pues fue castigado varias veces. Cuando el maestro le dijo “Tu mano (escritura) no es satisfactoria  le azotó.  De vuelta en su casa el estudiante habló con su padre, quien decidió ponerse manos a la obra y sobornar al maestro. A lo que dijo el alumno, su padre prestó atención. Hicieron venir al maestro de escuela y, ya en la casa, le hicieron sentar en el sitio de honor. El alumno le sirvió y le colmó de atenciones, e hizo ostentación ante su padre de todo cuanto había aprendido en el arte de escribir en tablillas“. Tras ofrecer el padre vino y comida al maestro: “le vistió con un traje nuevo, le ofreció un obsequio y le colocó un anillo en el dedo”.

Escriba sumerio

escriba sumerio

Tras estos agasajos el maestro se dirige al alumno Muchacho: “puesto que no has desdeñado mi palabra, ni la has echado en olvido, te deseo que puedas alcanzar el pináculo del arte de escriba y que puedas alcanzarlo plenamente… que puedas ser el guía de tus hermanos y el jefe de tus amigos; que puedas conseguir el más alto rango entre los alumnos… has cumplido bien con tus tareas escolares, y hete aquí que te has transformado en un hombre de saber“.

Lo curioso de esta obra es que se han encontrado veintiuna copias de esta tablilla, por lo que quizás era un clásico en las escuelas. Actualmente están repartidas entre el Museo de la Universidad de Pensilvania, el Louvre y el Museo de Antigüedades Orientales de Estambul.

Bibliografía: Samuel Noah Kramer. La historia empieza en Sumer.