El Mausoleo de Halicarnaso, la maravilla perdida

Hasta mediados del siglo IV a.C. el imperio persa era todavía el mayor del mundo, extendiéndose desde el medio oriente hasta la India.

Una de las pocas esculturas que existen en la actualidad

Estatua de Mausolo debida probablemente a Briaxis

Los territorios estaban divididos en satrapías o provincias en cada una de las cuales gobernaba un monarca, aunque en la práctica todos estos reyes eran súbditos del emperador persa. Una de estas satrapías llamada Caria, situada en la actual Turquía tenía como capital Halicarnaso. Al morir el soberano, que gobernó desde el 377 al 353 a.C. su esposa y hermana Artemisia II profundamente enamorada del rey Mausolo decidió hacer construir un sepulcro para su amado. Esta es la versión más romántica, la otra versión más fidedigna cuenta que fue el propio Mausolo quien proyectó el templo viendo cercano el fin de sus días y que vivió durante gran parte de la construcción del mismo.
Lo que sí ha traspasado la Historia es el amor legendario de Artemisia por su esposo. Todo lo que conocemos de esta obra lo debemos a los escritos de Plinio el Viejo, quien a su vez había leído los hechos en un libro de los dos arquitectos de la obra en cuestión Pyteos y Satyros. Fueron contratados también los escultores Scopas, Briaxis, Leocares y Tymoteo, podríamos decir pues, que este proyecto arquitectónico reunió a la flor y nata de los artistas griegos de la época.

halicarnaso_mausoleo

Sobre una gran base cuadrangular se construyó un gran edificio de tres plantas con una altura de unos 46 m. Cada escultor se ocupó de una fachada del edificio, de unos 30 metros de longitud. Scopas trabajó la fachada oriental, Briaxis la del norte, Leocares la oeste y Tymoteo la medidional. Sobre un amplio pedestal se hallaba un peristilo de treinta y seis columnas de estilo jónico, de unos doce metros de altura y dispuestas en filas de a dos.  En la parte superior se levantaba una pirámide trunca de 24 peldaños, culminando con la imagen de Mausolo de pie sobre un gran carro de mármol. En el interior se hallaban las estatuas de los dos reyes además de otras que representaban animales. Destacables eran los frisos con motivos heroicos.

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Desde entonces, a este tipo de construcción funeraria se le ha  denominado Mausoleo. La reina siguió de cerca la construcción de este edificio pero murió al poco tiempo de finalizado este. En el año 1100 un terremoto derribó el templo en gran parte y finalmente en la Edad Media, fueron los caballeros de la orden de San Juan quienes terminaron de demolerlo para utilizar sus piedras en el levantamiento de un castillo para defenderse de los ejércitos turcos.

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

El monumento funerario se localiza en la actual ciudad de Bodrum en Turquía. Está ubicado entre dos colinas a unos cien metros por encima del mar y encarado a este. El arqueólogo Newton encontró parte de unos frisos y alguna estatua, como las de Mausolo y Artemisia que se conservan actualmente en el Museo Británico.

Anuncios