Otro texto sumerio

Volvemos a Súmer, Mesopotamia, en plena Antigüedad.

Hoy traemos un nuevo texto que forma parte de los primeros testimonios de la historia escrita. La escritura se inventó en Sumer y los primeros escritos se realizaban sobre arcilla fresca efectuando pequeñas muescas las cuales correspondían al alfabeto sumerio.

Representación de la impresión sobre tablilla de arcilla blanda.

Representación de la impresión sobre tablilla de arcilla blanda.

Comprobaremos que el ser humano no ha cambiado demasiado a lo largo de los milenios. Prueba de ello es el pasaje que transcribimos acerca de la discusión que mantienen un padre y su hijo por ser el joven poco menos que un holgazán.

El texto está inscrito en 37 tablillas de arcilla y se remonta a 3.700 años atrás, aunque es posible que la redacción original sea anterior en varios siglos. En él se recoge esta conversación que al principio se caracteriza por ser un diálogo distendido, en el que el padre, escriba de profesión, explica al hijo por enésima vez las normas básicas de comportamiento. Incluso hace repetir al muchacho sus palabras para asegurarse de que le está prestando atención.

El prisma de Weld escrito en cuneiforme por el escriba Nur-Ninsubur sobre el 2170 a. C. Muestra la lista completa de los reyes de Sumer

El prisma de Weld escrito en cuneiforme por el escriba Nur-Ninsubur sobre el 2170 a. C. Muestra la lista completa de los reyes de Sumer

Reproducimos aquí solamente fragmentos de la parte final, cuando la conversación se convierte en un monólogo del escriba que insta a su hijo a ir a la escuela, que en este caso debe de tratarse de algún tipo de centro de estudios superiores, y dejar de perder el tiempo cuando vuelve a casa vagando por las calles.

“Sé hombre, caramba. No pierdas el tiempo en la plaza ni vagabundees por las avenidas. Cuando vayas por la calle no mires a tu alrededor. Sé sumiso y da muestras a tu vigilante de que le temes. Si le demuestras miedo, estará contento de ti… ¿crees que llegarás al éxito, tú que vagas por las plazas? Piensa en las generaciones de antaño, frecuenta la escuela y sacarás un gran provecho… Malvado que tengo bajo mi vigilancia; no sería hombre si no vigilase a mi propio hijo; he interrogado a mis parientes y amigos, he comparado a sus hombres, pero no he hallado a ninguno que sea como tú.
Lo que voy a decirte tansforma al loco en sabio, paraliza la serpiente a modo de hechizo y te evitará que des fe a las palabras falsas. Puesto que mi corazón se colmó de cansancio de ti, yo me aparté de ti y no di oídos a tus temores y tus quejas… A causa de tus protestas, sí, a causa de tus protestas, monté en cólera contra ti…

Como tú no quieres poner a prueba tus cualidades de hombre, mi corazón ha sido transportado como por un viento furioso. Tus quejas me han dejado acabado; tú me has conducido al umbral de la muerte. En la vida te he ordenado que llevaras cañas al juncal. En toda tu vida has tocado siquiera las brazadas de juncos que los adolescentes y los niños transportan. Jamás te he dicho. “sigue mis caravanas”. Nunca te he mandado a trabajar, a arar mi campo. Nunca te he mandado a cavar mi campo. Nunca te he mandado a trabajar como peón. Jamás te he dicho: “ve a trabajar para mantenerme”. Otros muchachos como tú mantienen a sus padres con su trabajo. Si tú hablases con ellos y les hicieses caso, les imitarías… No obstante tú solo eres un hombre cuando haces tus maldades, pero, comparado con ellos, no tienes nada de hombre…. Malvado contra quien estoy encolerizado

Figura en alabastro que representa al intendente Ebih-il. Museo de Louvre.

Figura en alabastro que representa al intendente Ebih-il. Museo de Louvre.

Finaliza el padre comentando las dificultades de su profesión y exhortando al hijo para que se dedique a la misma actividad: De todos los oficios humanos que existen en la tierra y cuyos nombres Enki (dios de las arte y de los oficios) ha dispuesto, no dispuso nombre de profesión más difícil que el arte del escriba. Ya que si no existiese la canción (la poesía) como la orilla del mar, la orilla de los lejanos canales, es el corazón de la canción lejana tú no prestarías oídos a mis consejos y yo no te repetiría la sabiduría de mi padre. Conforme a las prescripciones que Enlil (el dios del cielo, del viento y de las tempestades) decretó para el hombre, el hijo debe seguir al padre en su oficio. Y yo, noche y día, estoy atormentado por tu causa. Noche y día tú derrochas el tiempo en placeres. Has amontonado grandes riquezas, has llegado aquí y allá, te has vuelto gordo, grande, ancho, poderoso y orgulloso. Pero los tuyos esperan a que la adversidad te coja por su cuenta, y entonces se alegrarán porque tú te olvidas de cultivar las cualidades humanas.”

Sin ningún género de dudas estamos ante lo que podemos denominar un rapapolvo histórico.

Bibliografía: Samuel Noah Kramer, La historia empieza en Sumer.

Anuncios

Asurbanipal y la primera biblioteca

Podríamos pensar que las bibliotecas tienen sus orígenes en Egipto o Grecia, pero no es así. Los restos de la primera biblioteca se encontraron en la antigua ciudad de Nínive, en Mesopotamia, cerca de la actual Mosul en Irak. Esta biblioteca data alrededor del año 650 a.C. y fue obra del último gran rey asirio Asurbanipal, quien a lo largo de su reinado envió a sus representantes por todo el territorio con la misión de recoger y copiar todas las tablillas disponibles. Fue uno de los pocos reyes de la Antigüedad que sabía leer y escribir.

assurbanipal (1)Decimos tablillas porque era el formato que el libro tenía en esa época. Estas tablillas estaban hechas de arcilla que estando aún húmedas eran inscritas con la lengua sumeria o la acadia.

tablilla neosumeria

tablilla neosumeria

Se secaban al sol para endurecerlas o bien se cocían en un horno para prolongar su durabilidad. En caso de incendios, el fuego endurecía de tal forma las tablillas que llegaban a vitrificarse de tal modo que se volvían prácticamente indestructibles.

Asurbanipal se encargó en persona de clasificar muchos de los libros de su preciada biblioteca e hizo copiar y revisar la mayoría de los volúmenes en su haber. Gracias a esta biblioteca tenemos conocimiento de la cultura y las  tradiciones asirias de aquella época. Aquí se encontraron las tablillas que componen el primer poema épico de la historia: El Poema de Gilgamesh, fechado sobre el 2000 a.C. es decir, más de mil años antes de que Homero escribiera la Ilíada y La Odisea.  Los arqueólogos han llegado a encontrar unas 5000 tablillas enteras o parciales que han sobrevivido a la destrucción del año 612 por parte de los medos. Esta biblioteca se hallaba en el interior del palacio real y era por tanto de carácter privado, aún no había nacido la biblioteca pública.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Su faceta cultural es bien conocida, además de gran erudito dominaba las matemáticas. Sin embargo, no debemos olvidar que Asurbanipal fue un déspota, un guerrero incansable y cruel, rasgos comunes a los guerreros asirios por otra parte, que consiguió llevar a su país a la máxima expansión. Los numerosos relieves llegados hasta nuestros días muestran temas bélicos además de su gran afición por la caza. Uno de ellos encabeza este blog, en él vemos a Asurbanipal montado en un carro y disparando flechas a un león en una cacería. Este relieve ha sido elegido como cabecera del blog por la fuerza que transmite la composición, debajo de estas líneas podemos apreciar la imagen completa.

Relieve de Asurbanipal cazando leones

Relieve de Asurbanipal cazando leones

La biblioteca de Asurbanipal desapareció durante la absoluta y total destrucción de la ciudad de Nínive llevada a cabo por el ataque de medos y babilonios en el año 612 a.C., quince años después de la muerte del rey. Fue descubierta por el explorador Austen Henry Layard en 1845.

Inventando la escritura

Los sumerios inventaron la escritura hacia el final del cuarto milenio a.C. a raíz de la necesidad de un procedimiento para registrar sus operaciones administrativas y comerciales. Otros pueblos habían concebido también un sistema para plasmar ideas pero fueron los sumerios los que crearon un método de escritura propiamente dicho. Hacia el final del tercer milenio a.C. grababan sus creaciones literarias en tablillas, prismas y cilindros de arcilla, un soporte sin duda más duradero que otros, por ejemplo el papiro egipcio. Las primeras manifestaciones no eran tanto escritura sino el diseño pictográfico de los objetos. Tenían un valor de imagen-símbolo sin ninguna referencia directa  a la pronunciación.

pictogramasumerio

Evolución:

Evolución de la escritura cuneiforme. Del 3100 al 700 a.C.

Evolución de la escritura cuneiforme. Del 3100 al 700 a.C.

Tras siglos de desarrollo y perfeccionamiento, hacia la mitad del tercer milenio a.C. se había logrado la invención de la escritura cuneiforme. Se conseguía por medio del uso del punzón de caña. La escritura nació no tanto por la necesidad de plasmar la lengua sino por la de reflejar por escrito las operaciones comerciales y burocráticas de la administración. Su finalidad era por tanto, la contabilidad y la administración de palacio, principalmente inventarios, deudas, distribuciones de raciones, y documentos oficiales.

Inscripción sumeria del 2600 a.C. aproximadamente.

Inscripción sumeria del 2600 a.C. aproximadamente.

Disponemos de numerosa documentación gracias a las literalmente decenas de millares de tablillas halladas, según el profesor S.Noah Kramer, en las cuales se recoge gran parte del saber de esta civilización: textos jurídicos, administrativos, religiosos e incluso literarios. Veremos algunos de estos últimos en este blog, lo cual aportará un testimonio veraz del día a día de un pueblo que vivió hacia el final del tercer milenio antes que Cristo.
Es un hecho remarcable, aunque  poco conocido, que más de mil años antes de que se escribiera la Biblia o La Ilíada los sumerios contaran ya con una literatura floreciente constituida por epopeyas, mitos e himnos, además de proverbios y fábulas.

Otra de sus invenciones fue el sello cilíndrico. De piedra, aunque también podía ser de otros materiales, servía para sellar las cerraduras de las puertas de los almacenes, para certificarlas tablillas y también marcar las tapas de los recipientes.

Sello cilíndrico y su impresión: ganado vacuno

Sello cilíndrico y su impresión: ganado vacuno

En su parte exterior había un motivo grabado que podía tratar sobre temas diversos: cotidianos, mitológicos, rituales e incluso históricos, todo ello ha aportado una valiosísima información sobre su cultura.

La escuela en Sumer

De los estratos arqueológicos correspondientes al segundo milenio a.C. en la zona sur de Mesopotamia aparecieron centenares de tablillas que conformaban los “deberes” escolares como parte de la tarea escolar cotidiana.

Tablilla-sumeria-

La escuela sumeria era en un principio una dependencia del Templo, pero con el paso del tiempo se convirtió en una institución laica. Los estudiantes sufragaban los salarios de los maestros a través de tasas. Así pues, la escolarización estaba condicionada por la capacidad económica de las familias. En las tablillas aparecen registrados los nombres de los alumnos, el de sus padres y la profesión de estos, pero curiosamente no aparece el nombre de ninguna mujer, por tanto la educación era exclusiva de la población masculina. La enseñanza no era obligatoria.

Escriba sumerio

escriba sumerio

El objetivo principal de la escuela en un principio era la formación de escribas para el desempeño de futuras funciones en la administración del reino que se daba tanto en el templo como en el palacio. Pero la escuela vivió una transformación paulatina y en su seno se formaban tanto eruditos como hombres de ciencia y el área del saber se fue ampliando en materias tales como botánica, mineralogía, geografía, teología, matemáticas y lingüística.

Reproducción de un texto escrito en tablillas hacia el 2000 a.C. por un maestro de escuela: “Alumno: ¿dónde has ido desde tu más tierna infancia? He ido a la escuela. ¿Qué has hecho en la escuela? He recitado mi tablilla, he desayunado, he preparado mi nueva tablilla, la he llenado de escritura, la he terminado; después me han indicado mi recitación y, por la tarde me han indicado mi ejercicio de escritura. Al terminar la clase he ido a mi casa, entrado en ella y me he encontrado a mi padre allí sentado. He hablado a mi padre de mi ejercicio de escritura, después le he recitado mi tablilla, y mi padre ha quedado muy contento. Cuando me he despertado al día siguiente por la mañana, muy temprano, me he vuelto hacia mi madre  le he dicho: “dame mi almuerzo, que tengo que ir a la escuela”, mi madre me ha dado dos panecillos yo me he puesto en camino, mi madre me ha dado dos panecillos y yo me he ido a la escuela. En la escuela, el vigilante de turno me ha dicho ¿por qué has llegado tarde?. Asustado y con el corazón palpitante, he ido al encuentro de mi maestro y le he hecho una respetuosa reverencia“.

Por lo que parece el estudiante tuvo un mal día en la escuela, pues fue castigado varias veces. Cuando el maestro le dijo “Tu mano (escritura) no es satisfactoria  le azotó.  De vuelta en su casa el estudiante habló con su padre, quien decidió ponerse manos a la obra y sobornar al maestro. A lo que dijo el alumno, su padre prestó atención. Hicieron venir al maestro de escuela y, ya en la casa, le hicieron sentar en el sitio de honor. El alumno le sirvió y le colmó de atenciones, e hizo ostentación ante su padre de todo cuanto había aprendido en el arte de escribir en tablillas“. Tras ofrecer el padre vino y comida al maestro: “le vistió con un traje nuevo, le ofreció un obsequio y le colocó un anillo en el dedo”.

Escriba sumerio

escriba sumerio

Tras estos agasajos el maestro se dirige al alumno Muchacho: “puesto que no has desdeñado mi palabra, ni la has echado en olvido, te deseo que puedas alcanzar el pináculo del arte de escriba y que puedas alcanzarlo plenamente… que puedas ser el guía de tus hermanos y el jefe de tus amigos; que puedas conseguir el más alto rango entre los alumnos… has cumplido bien con tus tareas escolares, y hete aquí que te has transformado en un hombre de saber“.

Lo curioso de esta obra es que se han encontrado veintiuna copias de esta tablilla, por lo que quizás era un clásico en las escuelas. Actualmente están repartidas entre el Museo de la Universidad de Pensilvania, el Louvre y el Museo de Antigüedades Orientales de Estambul.

Bibliografía: Samuel Noah Kramer. La historia empieza en Sumer.