El maestro cervecero de Tebas.

EgiptoEstamos acostumbrados a maravillarnos por los hallazgos de tumbas ricamente decoradas de faraones, familias reales o sacerdotes que datan de los tiempos del antiguo Egipto. Es bastante más inusual hallar tumbas de gente algo más corriente como el caso que nos ocupa, pero que ayudan en gran medida a obtener información muy valiosa sobre las relaciones familiares y el día a día de la sociedad egipcia en la antigüedad. Este es el caso del último descubrimiento que corresponde a la tumba de Junsu Im Heb, un maestro cervecero responsable de la fábrica de cerveza y del almacén real, que vivió entre los siglos XIII a XI a.C. en la antigua Tebas, hoy Luxor. Dicho hallazgo ha sorprendido por el magnífico estado de conservación de las pinturas de sus paredes, por lo que este descubrimiento se ha convertido en uno de los más importantes en la necrópolis de Tebas. Las imágenes muestran diferentes escenas cotidianas y religiosas en las que interviene el maestro cervecero con su familia, en una de ellas aparecen realizando ofrendas a los dioses Anubis y Osiris. El techo está profusamente decorado con dibujos y grabados de estilo geométrico.

JunsuImHeb

El conjunto ha salido a la luz gracias a la labor de un equipo de arqueólogos japoneses de la universidad de Waseda mientras realizaban trabajos de limpieza en la explanada cercana a otra tumba, según explicaba Jiro Kondo, responsable del equipo nipón. No deja de sorprendernos la proximidad entre las tumbas de la zona occidental del Nilo en Luxor.

Sea como fuere, el ministro egipcio de Antigüedades, Mohamed Ibrahim, anunció la apertura de tumba al público una vez finalizados los trabajos que se llevan a cabo en el lugar.

La agogé, educación espartana.

Con el término agogé se designa al sistema educativo de la polis griega de Esparta a partir del siglo VI a.C. que se caracterizaba por ser obligatorio y colectivo.

Mapa de Esparta

Mapa de Esparta

El niño vivía con su familia hasta los siete años cuando pasaba a cargo del Estado para su formación. Se dice que arrojaban al barranco a los bebés que no poseían una complexión física adecuada para la futura vida militar.

Dyplon, el escudo espartano

Dyplon, el escudo espartano

Aunque las letras y la música no eran desestimadas, la principal actividad de la educación residía en el ejercicio físico y el entrenamiento militar. Iban descalzos y se les permitía un solo manto de lana de una sola pieza, para todo el año. Dormían sobre un lecho de cañas trenzado por ellos mismos. Todo era austero en su formación incluso las raciones de comida. Les estaba permitido robar si pasaban hambre, pero eran castigados duramente si eran sorprendidos haciéndolo, no por el hecho de robar sino por la torpeza de dejarse descubrir. Pero era a partir de los doce años cuando la educación pasaba a centrarse en el entrenamiento físico en su totalidad. La sociedad espartana ‘fabricaba’ soldados casi invencibles. Los muchachos vivían en grupo las 24 horas del día. Entre los 14 y los 16 años el joven pasaba a formar parte del grupo de los adultos. La educación que el Estado les proporcionaba les obligaba a duros esfuerzos y sacrificios. De esta forma aprendían a soportar cansancio, dolor, hambre y frío sin mostrar signos de debilidad. Llevaban el modo de vida militar hasta los sesenta años, por lo tanto, toda la vida del espartiata estaba dedicada al ejército. Este tipo de reclutamiento militar de por vida hacía difícil las relaciones familiares,

espartamadrehijoescudopero la soltería no estaba bien vista donde morir en el combate era el mayor honor al que podía aspirar un hombre. Por otro lado, huir de un enfrentamiento era impensable, totalmente deshonroso. De ahí la famosa frase con la que las madres solían despedir a sus hijos cuando estos se iban a la guerra: “regresa con tu escudo o sobre él”. Las mujeres también recibían una educación basada en la gimnasia y la lucha, una exigente actividad física con el fin de mantenerse ágiles y fuertes para poder engendrar a futuros guerreros sanos y robustos. Se pretendía con ello cultivar el cuerpo en detrimento de los rasgos definitorios de la feminidad.

La sociedad espartana se dividía en tres estamentos: ciudadanos, periecos e ilotas. Los ciudadanos espartanos o espartiatas, llamados entre ellos  homoioi  (los iguales), eran los únicos ciudadanos que podían formar parte del gobierno y la administración pública. El número de ciudadanos era sensiblemente inferior al de las otras dos clases de habitantes de Esparta. Los periecos eran espartanos libres pero sin derechos políticos y se dedicaban al comercio y la artesanía, actividades prohibidas para los ciudadanos espartiatas. El tercer grupo estaba compuesto por los ilotas, la clase más baja y más numerosa. Los ilotas eran esclavos, no tenían derechos y estaban asignados a las tierras.

Los espartanos daban un trato duro y represivo a estos ilotas. Una de las pruebas que los espartiatas debían superar durante el periodo de formación, en torno a los 18 años, era “la caza de ilotas” o kripteia. Este ejercicio consistía en partir hacia las tierras de los ilotas armados con un cuchillo y atacar y dar muerte a algunos de ellos durante la noche.

Estatua del rey Leónidas

Estatua del rey Leónidas

Según Plutarco, los valores que los espartanos inculcaban en su sociedad era la de “obedecer bien, firmeza en las dificultades y vencer o morir combatiendo”.

El sistema de gobierno era una diarquía, es decir, había dos reyes al mando. En las tareas gubernamentales participaban los éforos, cinco magistrados que vigilaban las leyes y controlaban a los reyes, y la Gerousía o consejo de ancianos formado por 28 miembros mayores de 60 años  más los dos reyes, que en su conjunto desempeñaban funciones legislativas.

Ruinas del teatro de la acrópolis de Esparta

Ruinas del teatro de la acrópolis de Esparta

Petra, la capital de los nabateos

En pleno desierto jordano y a 80 kilómetros del Mar Muerto, se halla la ciudad de Petra, la que fuera capital del reino árabe de Nabatea en tiempos helenísticos y romanos. Fue excavada en la piedra y por la gran cantidad de restos religiosos que se hallaron en ella los investigadores llegaron a pensar que se trataba de un santuario. Las fuentes arqueológicas han demostrado que fue un centro político y económico de enorme vitalidad.

petra2

La “casa del Tesoro”

Los nabateos, una tribu árabe nómada, se instalaron en esta zona sobre el siglo IV a.C. Dos siglos después habían construido la ciudad y establecido el reino nabateo. La principal actividad de sus habitantes era el comercio, por lo cual Petra se convertiría con el tiempo en una de las ciudades caravaneras más importantes de la Antigüedad.

Escultura nabatea

Escultura nabatea

La expansión territorial de los nabateos les llevó incluso a tomar la ciudad de Damasco, en el siglo I a.C. La expansión terminó ahí, pues los romanos con Pompeyo al mando, intervinieron en la zona creando la provincia de Siria y aunque los nabateos conservaron su independencia, se convirtieron en clientes de Roma. Poco después, en el año 106 d.C. el emperador romano Trajano incorporó el reino nabateo definitivamente al imperio, al quedar comprendido este en la nueva provincia romana denominada Arabia Petraea. Por aquel entonces la ciudad contaba ya con treinta mil habitantes.

En el 330 d.C. Petra y la provincia quedaron integradas en el Imperio Bizantino. En el 363 un terremoto destruyó la mitad de la ciudad. En el 551 un nuevo terremoto la arrasó casi por completo. Petra no conseguiría recuperarse tras este nuevo seísmo. Hacía tiempo que había dejado de ser un enclave de interés, pues las rutas comerciales habían sido desviadas hacía muchos años.

Esta peculiar y asombrosa ciudad se enclava en el llamado Valle de Moisés o Wadi Musa, lugar en el cual según la tradición israelita, Moisés hizo manar agua de la roca con el golpe de su bastón. Su particular belleza se debe tanto a su singularidad geográfica como al variado colorido de sus rocas.

Hasta nueve tonalidades distintas se pueden apreciar en alguna de las rocas de la ciudad de Petra

Hasta nueve tonalidades distintas se pueden apreciar en alguna de las rocas de la ciudad de Petra

En el arte de este pueblo se aprecian préstamos de otras culturas como las columnas, capiteles corintios y frisos tomados del arte clásico.

Un explorador de origen suizo, Johann Ludwig Burckhardt descubrió la ciudad en 1812. Las excavaciones se iniciaron a principios del siglo XX y hoy en día todavía no han finalizado, solo fueron interrumpidas durante el transcurso de las dos guerras mundiales. En 1985 la ciudad pasó a formar parte del Patrimonio mundial de la Unesco. Hoy en día se estima que todavía queda por excavar el 80% de la ciudad.

Templo de Ed Deir

Templo de Ed Deir

Foto de David Herberg

Foto de David Herberg

Anfiteatro de Petra

El anfiteatro de Petra podía albergar hasta 3.000 espectadores. Los romanos ampliarían esta capacidad hasta los 7.000.

La llamada "tumba del soldado romano"

La llamada “tumba del soldado romano”

Fuentes:Historia Universal. De Súmer a las civilizaciones preincaicas.Ed.Rueda.2005
Petra de los nabateos. Descubrimiento, imagen histórica y aspectos religiosos de un reino árabe. Carmen Blánquez Pérez

Otro texto sumerio

Volvemos a Súmer, Mesopotamia, en plena Antigüedad.

Hoy traemos un nuevo texto que forma parte de los primeros testimonios de la historia escrita. La escritura se inventó en Sumer y los primeros escritos se realizaban sobre arcilla fresca efectuando pequeñas muescas las cuales correspondían al alfabeto sumerio.

Representación de la impresión sobre tablilla de arcilla blanda.

Representación de la impresión sobre tablilla de arcilla blanda.

Comprobaremos que el ser humano no ha cambiado demasiado a lo largo de los milenios. Prueba de ello es el pasaje que transcribimos acerca de la discusión que mantienen un padre y su hijo por ser el joven poco menos que un holgazán.

El texto está inscrito en 37 tablillas de arcilla y se remonta a 3.700 años atrás, aunque es posible que la redacción original sea anterior en varios siglos. En él se recoge esta conversación que al principio se caracteriza por ser un diálogo distendido, en el que el padre, escriba de profesión, explica al hijo por enésima vez las normas básicas de comportamiento. Incluso hace repetir al muchacho sus palabras para asegurarse de que le está prestando atención.

El prisma de Weld escrito en cuneiforme por el escriba Nur-Ninsubur sobre el 2170 a. C. Muestra la lista completa de los reyes de Sumer

El prisma de Weld escrito en cuneiforme por el escriba Nur-Ninsubur sobre el 2170 a. C. Muestra la lista completa de los reyes de Sumer

Reproducimos aquí solamente fragmentos de la parte final, cuando la conversación se convierte en un monólogo del escriba que insta a su hijo a ir a la escuela, que en este caso debe de tratarse de algún tipo de centro de estudios superiores, y dejar de perder el tiempo cuando vuelve a casa vagando por las calles.

“Sé hombre, caramba. No pierdas el tiempo en la plaza ni vagabundees por las avenidas. Cuando vayas por la calle no mires a tu alrededor. Sé sumiso y da muestras a tu vigilante de que le temes. Si le demuestras miedo, estará contento de ti… ¿crees que llegarás al éxito, tú que vagas por las plazas? Piensa en las generaciones de antaño, frecuenta la escuela y sacarás un gran provecho… Malvado que tengo bajo mi vigilancia; no sería hombre si no vigilase a mi propio hijo; he interrogado a mis parientes y amigos, he comparado a sus hombres, pero no he hallado a ninguno que sea como tú.
Lo que voy a decirte tansforma al loco en sabio, paraliza la serpiente a modo de hechizo y te evitará que des fe a las palabras falsas. Puesto que mi corazón se colmó de cansancio de ti, yo me aparté de ti y no di oídos a tus temores y tus quejas… A causa de tus protestas, sí, a causa de tus protestas, monté en cólera contra ti…

Como tú no quieres poner a prueba tus cualidades de hombre, mi corazón ha sido transportado como por un viento furioso. Tus quejas me han dejado acabado; tú me has conducido al umbral de la muerte. En la vida te he ordenado que llevaras cañas al juncal. En toda tu vida has tocado siquiera las brazadas de juncos que los adolescentes y los niños transportan. Jamás te he dicho. “sigue mis caravanas”. Nunca te he mandado a trabajar, a arar mi campo. Nunca te he mandado a cavar mi campo. Nunca te he mandado a trabajar como peón. Jamás te he dicho: “ve a trabajar para mantenerme”. Otros muchachos como tú mantienen a sus padres con su trabajo. Si tú hablases con ellos y les hicieses caso, les imitarías… No obstante tú solo eres un hombre cuando haces tus maldades, pero, comparado con ellos, no tienes nada de hombre…. Malvado contra quien estoy encolerizado

Figura en alabastro que representa al intendente Ebih-il. Museo de Louvre.

Figura en alabastro que representa al intendente Ebih-il. Museo de Louvre.

Finaliza el padre comentando las dificultades de su profesión y exhortando al hijo para que se dedique a la misma actividad: De todos los oficios humanos que existen en la tierra y cuyos nombres Enki (dios de las arte y de los oficios) ha dispuesto, no dispuso nombre de profesión más difícil que el arte del escriba. Ya que si no existiese la canción (la poesía) como la orilla del mar, la orilla de los lejanos canales, es el corazón de la canción lejana tú no prestarías oídos a mis consejos y yo no te repetiría la sabiduría de mi padre. Conforme a las prescripciones que Enlil (el dios del cielo, del viento y de las tempestades) decretó para el hombre, el hijo debe seguir al padre en su oficio. Y yo, noche y día, estoy atormentado por tu causa. Noche y día tú derrochas el tiempo en placeres. Has amontonado grandes riquezas, has llegado aquí y allá, te has vuelto gordo, grande, ancho, poderoso y orgulloso. Pero los tuyos esperan a que la adversidad te coja por su cuenta, y entonces se alegrarán porque tú te olvidas de cultivar las cualidades humanas.”

Sin ningún género de dudas estamos ante lo que podemos denominar un rapapolvo histórico.

Bibliografía: Samuel Noah Kramer, La historia empieza en Sumer.

Civilización minoica (III). Orígen mitológico.

Esta civilización debe su nombre al legendario rey Minos, monarca que ha sido fuente de innumerables mitos, entre ellos el del Minotauro. Aunque, según los expertos, es muy probable que en realidad Minos fuera el nombre que se daba a los dirigentes de Creta, como Kaiser en Alemania o Zar en Rusia.

Hoy nos remitimos al mito de Europa. Cuenta la mitología griega que Zeus se enamoró perdidamente de Europa, una joven princesa fenicia cuando la vio jugando en la playa de Sidón con sus amigas. Para seducirla se transformó en un hermoso toro blanco y se mezcló con las manadas del padre de la joven. Esta se acercó al animal para acariciarlo y al ver que era manso además de bello terminó por montarse en su lomo. Así se produjo el famoso rapto de Europa. Zeus aprovechó la oportunidad y cruzó el mar nadando con la muchacha encima de él, hasta llegar a la isla de Creta, donde reveló su verdadera identidad. En honor al animal, el dios dejó en las estrellas la forma de lo que llamamos la constelación de Tauro. Europa le dio tres hijos, uno de ellos se llamó Minos y así se denominaron a partir de entonces los reyes de Creta. Y así llamamos nosotros, gracias a los descubrimientos de Arthur Evans a la civilización cretense: minoica.

El mito de Europa sugiere un hecho tan trascendental como que la historia de Europa comienza en Creta.

El rapto de Europa de Tiziano

El rapto de Europa de Rubens, homenajeando a Tiziano. Museo del Prado.

Civilización minoica (II). Arte.

El arte minoico es uno de los más ricos del mundo egeo y se desarrolló entre el 2.800 y el 1.400 a.C. en la isla de Creta. Sus principales características son el colorido, la vitalidad, las formas sinuosas, la elegancia y el dinamismo de sus representaciones. Los temas festivos están presentes en todas las manifestaciones artísticas, incluso en los sarcófagos:

sarcófago cretense

Representación de una ofrenda religiosa en un sarcófago de Hagia Triada. Museo arqueológico de Heraklion.

imagen de las columnas y sus capiteles

imagen de las columnas y sus capiteles

Ya hemos hablado en otro post acerca del palacio minoico. A pesar de constituir el principal edificio de la sociedad cretense, no se pretendió dotar a este tipo de construcciones de la solemnidad y la monumentalidad de la que hicieron gala otras civilizaciones como la egipcia o la persa. En realidad el palacio minoico es único, sus características no se han dado en ningún otro lugar del planeta. Sus techos eran en general bajos y por ser rectos podemos hablar de arquitectura arquitrabada. Se perseguía la idea de la comodidad, el palacio tenía numerosas terrazas, patios de ventilación, sistemas de canalización de aguas residuales y tragaluces en las habitaciones. Las columnas eran de madera, tenían un capitel de forma bulbosa y carecían de basa. Como ya comentamos anteriormente, los palacios fueron destruidos y reconstruidos en varias ocasiones por causas desconocidas, se baraja la posibilidad de desastres naturales o invasiones violentas.

En la pintura destacan los frescos de las paredes por su intenso colorido y la influencia del arte egipcio en cuanto a la representación de la naturaleza y el cuerpo humano, pero con una mentalidad diferente a este último. Aquí prima el movimiento y las formas sinuosas. Es una muestra de creatividad, delicadeza, gran belleza y estilización.

akrotiri_boxers

fresco de los delfines

cnosos2

Esta pintura ha recibido el nombre de "la parisina"

Esta pintura ha recibido el nombre de “la parisina”

Predomina una gran armonía entre formas y colores y la tendencia a representar las figuras de perfil. Los fondos suelen ser lisos sin perspectiva. Los personajes de la corte, los temas cotidianos, las actividades deportivas, animales y vegetación son las manifestaciones más recurrentes. Destacan los peinados, los adornos y los jóvenes de aspecto ágil y atlético.

Fresco del llamado príncipe de los lirios

Fresco del llamado príncipe de los lirios. Cnosos ca.1500 a.C. Museo de Heraclión. Creta

Escultura: Se han encontrado varias estatuillas de pequeño tamaño que sugieren el posible culto a la fertilidad. Llevan serpientes en las manos aunque no sea un animal demasiado común en la zona.

diosa de las serpientes

diosa de las serpientes

El toro está presente en diversas representaciones del arte minoico.

Ritón, vaso ceremonial decorado como cabeza de animal, en este caso de toro. Los cuernos son de oro y los ojos de cristal de roca.

Pero quizás lo más llamativo se da en la cerámica, que se clasifica en tres periodos diferentes: la Camares o Kamares, que aparece en el minoico medio con fondo negro y dibujos claros, la marina y la floral.

knossos_kamares

Cerámica de Camares, fondo negro

Cerámica de Camares, fondo negro

anfora cretense

ánfora minoica. 1500 a.C.

Kamaresvase_2

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Hasta aquí una pequeña muestra del arte de una sociedad que vivió hace cuatro mil años, pero que parece actual por su frescura y su vitalidad.

Para una información más completa adjunto el excelente trabajo realizado por Mª Carmen Calonge Moreno y Roberto Lérida Lafarga.

Civilización minoica (I). Sociedad y palacios.

La civilización cretense o minoica se desarrolló en Creta y en las islas cercanas a esta en el mar Egeo entre los años 2800 y 1400 a.C. aunque su florecimiento se inició sobre el 2000 a.C. Su nombre es debido a su descubridor Arthur Evans en honor al mítico rey Minos. Se trataba de una sociedad urbana cuya actividad principal estaba basada en el comercio marino que llevaba a los cretenses a desplazarse por todo el Mediterráneo. Creta se convirtió en un punto de encuentro entre diferentes culturas debido a su enclave estratégico, paso obligado de las rutas comerciales entre Europa, Egipto y Asia Menor. Esta cultura ha sido considerada predecesora de la griega. Otras actividades no menos importantes fueron la metalurgia, la cerámica y la orfebrería.

Son famosos sus grandes palacios de plantas y estructuras irregulares, laberínticas, por no decir caóticas, que se distribuían en torno a un patio.

plano del palacio de Cnosos

plano del palacio de Cnosos

Aunque era en el palacio de Cnosos donde estos rasgos estaban más acentuados. Algunos pasillos tenían forma de zig-zag y las escalinatas no eran rectas. El edificio estaba dotado de una asimetría total. Digno de mención es el sistema hidráulico del palacio, que contaba con abastecimiento de agua fría y caliente, desagüe en los baños e incluso un sistema de calefacción por medio de aire caliente.

Una dependencia del palacio de Cnosos

Una dependencia del palacio de Cnosos

Estas edificaciones solían construirse en lugares elevados y disponían de distintas areas dependiendo de la función que en ellas se desempeñaba, residencial, administrativa, almacén e incluso existían zonas dedicadas a talleres artesanales. Tenían dos o tres plantas aunque en alguna zona del palacio se observan incluso cinco. Los palacios iban creciendo de forma desordenada, las estancias se iban añadiendo según las necesidades de sus ocupantes.

El palacio era pues el edificio principal de la cultura minoica, el centro de toda la actividad social. A su alrededor se estructuraban las viviendas de las poblaciones cretenses. En sus patios centrales se llevaban a cabo fiestas con danzas y juegos, como los famosos saltos de toro, que llevaban a cabo tanto muchachos como muchachas. La mujer tenia un importante papel en la sociedad cretense. La importancia que daban los cretenses a los juegos atléticos y a la preparación física ha llevado a diferentes autores a suponer que podríamos estar ante los precursores de los futuros juegos olímpicos. Aunque los primeros no se llevarían a cabo hasta el año 776  a.C. cuando la civilización minoica llevaría desaparecida casi 600 años.

dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

Dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

En el terreno religioso, los cretenses rendían culto a las deidades femeninas, conocidas como reina-madre, también rendían culto a animales como la serpiente, fertilizadora de la tierra o al toro. Por su contacto con otras civilizaciones conocían los sistemas de defensa y armas, pero por alguna razón no imitaron este comportamiento lo cual da idea del carácter pacífico de esta sociedad. Tampoco se han hallado fortificaciones o murallas, armas en las tumbas o representaciones bélicas en su arte. La vida cretense era especialmente tranquila, relajada e incluso podríamos calificarla de alegre y jovial, según nos informan los numerosos frescos aparecidos en las paredes de sus edificios.

Ejemplo de escritura lineal A

Ejemplo de escritura lineal A

El primer sistema de escritura que utilizaron fue el jeroglífico aunque más tarde desarrollarían un sistema propio denominado Lineal A surgido hacia el 1900 a.C. basado en signos fonéticos silábicos, aunque a día de hoy aún no ha podido ser traducido. Con la invasión micénica sobre el 1400 a.C. se adoptó la escritura lineal B la cual sí ha sido descifrada.

Se sabe que los palacios sufrieron al menos dos destrucciones a lo largo de su historia. En la primera, los edificios fueron reconstruidos de nuevo, no así en la segunda. No se sabe bien qué sucedió, la población pudo haber abandonado la isla debido a una catástrofe natural,  por ejemplo a consecuencia de los efectos de la erupción del volcán de la cercana isla de Thera. Más información aquí. Otra teoría establece la llegada de los micénicos o aqueos como los causantes de su desaparición, tras ser la cultura minoica absorbida por  la micénica. De nuevo nos hallamos ante la repentina desaparición de una gran civilización sin que hayamos conseguido averiguar por el momento las causas exactas.

Nohmul, cuando una pirámide se convierte en carretera.

Si hace tres días nos entusiasmábamos con un descubrimiento arqueológico en Irak, hoy en cambio nos hemos despertado con una noticia desastrosa por la gravedad de una acción más que deplorable.

Nohmul es un yacimiento maya precolombino de unos 20 km cuadrados, localizado en Belice, en el cual destacaba una pirámide de 2300 años de antigüedad y 30 metros de altura.
A pesar de que la ley beliceña establece que cualquier vestigio prehispánico está protegido por el Estado, el 13 de mayo excavadoras y material pesado destruyeron el monumento y la plataforma del templo con objeto de reutilizar la piedra obtenida en la construcción de una carretera.

No hace falta recordar que el patrimonio histórico de un país lo hace único, no se puede pensar que no son más que piedras, es el pasado de un país y por tanto debe ser preservado y protegido contra oportunistas que lo puedan dañar o como en este caso destruir. Y lo peor de todo: para extraer un rendimiento de ello.

El País publica un artículo detallado con mas información.

Hallan una nueva “puerta de Ishtar”.

Bueno, a veces ocurre que el pasado remoto es noticia y el día de hoy es una buena prueba de ello.

Han hallado una nueva puerta monumental similar a la de Isthar de la antigua Babilonia. Se encuentra, cómo no, en Irak y aunque de momento está enterrada a siete metros bajo tierra, esperaremos impacientes su recuperación para poder admirarla y ver lo que tiene que contarnos que estamos seguros será mucho.

La información la publica hoy el periódico digital “20 minutos” y la encontraréis aquí

Imagen de la puerta de Isthar que se encuentra actualmente en Berlín.

Imagen de la puerta de Isthar que se encuentra actualmente en Berlín.

El estandarte de Ur

El estandarte de Ur es ante todo hoy en día una obra de arte de estilo sumerio-acadio que actualmente se conserva en el Museo Británico.
Es una caja de madera con forma trapezoidal, adornada con un mosaico formado por incrustaciones de madreperla y lapislázuli unidas originalmente a la caja con betún. El estandarte fue hallado en las excavaciones de la necrópolis real de la antigua ciudad de Ur, (Mesopotamia, actual Irak)  en 1920. Este objeto fue encontrado sobre los hombros de un hombre en la tumba de la reina Puabi, junto al resto de sirvientes y tesoros. Para más información sobre el tesoro de Puabi clica aquí. Corresponde a la época arcaica dinástica, hacia el 2600 a.C.  En ella se observan aspectos de la vida y costumbres de la sociedad mesopotámica, concretamente de los reyes de la I dinastía de Ur.

estandartedeur

Consta de dos paneles rectangulares cuyas caras miden 21,5 x 49,5 cm pero su función aún no está clara. Podría tratarse de un estandarte que se colocaba en lo alto de un mástil a la entrada del templo o del palacio, o quizás podría ser la caja de resonancia de un instrumento musical e incluso hay quien cree que sería una parte de un mueble.

Sus dos paneles son llamados “Cara de la guerra” y “Cara de la paz”. Cada uno se divide en tres frisos que se leen de abajo a arriba y de izquierda a derecha.

estandarte_ur_B

Cara de la paz

En las dos bandas inferiores de esta cara de la paz está representada una procesión de siervos portando los tributos que van a ofrecer a su patesi o rey. En la fila superior se puede ver una celebración en la cual observamos al rey sentado, en el lado izquierdo. Su imagen tiene un mayor tamaño que la del resto de personajes atendiendo a la ley de jerarquía, rasgo común con las representaciones egipcias. Los súbditos están sentados frente a él bebiendo.

Músico y cantante

Músico y cantante

En esta misma banda destacamos la curiosa escena en la fila superior, esquina derecha, en la que un músico toca el arpa amenizando la fiesta. A su lado se encuentra un cantante con las manos sobre el pecho.

En la cara de la guerra se narra una victoria militar y la posterior celebración. En la hilera inferior aparecen carros de cuatro ruedas comandados por el rey y su visir, armados con lanzas y un carcaj con flechas, los cuales avanzan arrollando a los enemigos.

Cara de la guerra

Cara de la guerra

El rey y sus súbditos llevan un casco que deja la cara descubierta. En la banda central podemos observar a los enemigos supervivientes siendo conducidos ante el rey con grilletes en las manos. Finalmente la banda superior muestra a los prisioneros atados ante el rey, de nuevo representado con un tamaño superior al del resto de personajes y portando una lanza. Todos los personajes están representados de perfil, otro rasgo común con el arte egipcio.

Tras una cuidadosa reconstrucción, pues se encontró prácticamente destrozado, el estandarte de Ur se reveló como un documento historiado en imágenes muy valioso que nos permite conocer la forma de vida de la sociedad mesopotámica en lo que respecta tanto a sus actividades cotidianas como a las ceremoniales.