Petra, la capital de los nabateos

En pleno desierto jordano y a 80 kilómetros del Mar Muerto, se halla la ciudad de Petra, la que fuera capital del reino árabe de Nabatea en tiempos helenísticos y romanos. Fue excavada en la piedra y por la gran cantidad de restos religiosos que se hallaron en ella los investigadores llegaron a pensar que se trataba de un santuario. Las fuentes arqueológicas han demostrado que fue un centro político y económico de enorme vitalidad.

petra2

La “casa del Tesoro”

Los nabateos, una tribu árabe nómada, se instalaron en esta zona sobre el siglo IV a.C. Dos siglos después habían construido la ciudad y establecido el reino nabateo. La principal actividad de sus habitantes era el comercio, por lo cual Petra se convertiría con el tiempo en una de las ciudades caravaneras más importantes de la Antigüedad.

Escultura nabatea

Escultura nabatea

La expansión territorial de los nabateos les llevó incluso a tomar la ciudad de Damasco, en el siglo I a.C. La expansión terminó ahí, pues los romanos con Pompeyo al mando, intervinieron en la zona creando la provincia de Siria y aunque los nabateos conservaron su independencia, se convirtieron en clientes de Roma. Poco después, en el año 106 d.C. el emperador romano Trajano incorporó el reino nabateo definitivamente al imperio, al quedar comprendido este en la nueva provincia romana denominada Arabia Petraea. Por aquel entonces la ciudad contaba ya con treinta mil habitantes.

En el 330 d.C. Petra y la provincia quedaron integradas en el Imperio Bizantino. En el 363 un terremoto destruyó la mitad de la ciudad. En el 551 un nuevo terremoto la arrasó casi por completo. Petra no conseguiría recuperarse tras este nuevo seísmo. Hacía tiempo que había dejado de ser un enclave de interés, pues las rutas comerciales habían sido desviadas hacía muchos años.

Esta peculiar y asombrosa ciudad se enclava en el llamado Valle de Moisés o Wadi Musa, lugar en el cual según la tradición israelita, Moisés hizo manar agua de la roca con el golpe de su bastón. Su particular belleza se debe tanto a su singularidad geográfica como al variado colorido de sus rocas.

Hasta nueve tonalidades distintas se pueden apreciar en alguna de las rocas de la ciudad de Petra

Hasta nueve tonalidades distintas se pueden apreciar en alguna de las rocas de la ciudad de Petra

En el arte de este pueblo se aprecian préstamos de otras culturas como las columnas, capiteles corintios y frisos tomados del arte clásico.

Un explorador de origen suizo, Johann Ludwig Burckhardt descubrió la ciudad en 1812. Las excavaciones se iniciaron a principios del siglo XX y hoy en día todavía no han finalizado, solo fueron interrumpidas durante el transcurso de las dos guerras mundiales. En 1985 la ciudad pasó a formar parte del Patrimonio mundial de la Unesco. Hoy en día se estima que todavía queda por excavar el 80% de la ciudad.

Templo de Ed Deir

Templo de Ed Deir

Foto de David Herberg

Foto de David Herberg

Anfiteatro de Petra

El anfiteatro de Petra podía albergar hasta 3.000 espectadores. Los romanos ampliarían esta capacidad hasta los 7.000.

La llamada "tumba del soldado romano"

La llamada “tumba del soldado romano”

Fuentes:Historia Universal. De Súmer a las civilizaciones preincaicas.Ed.Rueda.2005
Petra de los nabateos. Descubrimiento, imagen histórica y aspectos religiosos de un reino árabe. Carmen Blánquez Pérez

Anuncios

Civilización minoica (I). Sociedad y palacios.

La civilización cretense o minoica se desarrolló en Creta y en las islas cercanas a esta en el mar Egeo entre los años 2800 y 1400 a.C. aunque su florecimiento se inició sobre el 2000 a.C. Su nombre es debido a su descubridor Arthur Evans en honor al mítico rey Minos. Se trataba de una sociedad urbana cuya actividad principal estaba basada en el comercio marino que llevaba a los cretenses a desplazarse por todo el Mediterráneo. Creta se convirtió en un punto de encuentro entre diferentes culturas debido a su enclave estratégico, paso obligado de las rutas comerciales entre Europa, Egipto y Asia Menor. Esta cultura ha sido considerada predecesora de la griega. Otras actividades no menos importantes fueron la metalurgia, la cerámica y la orfebrería.

Son famosos sus grandes palacios de plantas y estructuras irregulares, laberínticas, por no decir caóticas, que se distribuían en torno a un patio.

plano del palacio de Cnosos

plano del palacio de Cnosos

Aunque era en el palacio de Cnosos donde estos rasgos estaban más acentuados. Algunos pasillos tenían forma de zig-zag y las escalinatas no eran rectas. El edificio estaba dotado de una asimetría total. Digno de mención es el sistema hidráulico del palacio, que contaba con abastecimiento de agua fría y caliente, desagüe en los baños e incluso un sistema de calefacción por medio de aire caliente.

Una dependencia del palacio de Cnosos

Una dependencia del palacio de Cnosos

Estas edificaciones solían construirse en lugares elevados y disponían de distintas areas dependiendo de la función que en ellas se desempeñaba, residencial, administrativa, almacén e incluso existían zonas dedicadas a talleres artesanales. Tenían dos o tres plantas aunque en alguna zona del palacio se observan incluso cinco. Los palacios iban creciendo de forma desordenada, las estancias se iban añadiendo según las necesidades de sus ocupantes.

El palacio era pues el edificio principal de la cultura minoica, el centro de toda la actividad social. A su alrededor se estructuraban las viviendas de las poblaciones cretenses. En sus patios centrales se llevaban a cabo fiestas con danzas y juegos, como los famosos saltos de toro, que llevaban a cabo tanto muchachos como muchachas. La mujer tenia un importante papel en la sociedad cretense. La importancia que daban los cretenses a los juegos atléticos y a la preparación física ha llevado a diferentes autores a suponer que podríamos estar ante los precursores de los futuros juegos olímpicos. Aunque los primeros no se llevarían a cabo hasta el año 776  a.C. cuando la civilización minoica llevaría desaparecida casi 600 años.

dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

Dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

En el terreno religioso, los cretenses rendían culto a las deidades femeninas, conocidas como reina-madre, también rendían culto a animales como la serpiente, fertilizadora de la tierra o al toro. Por su contacto con otras civilizaciones conocían los sistemas de defensa y armas, pero por alguna razón no imitaron este comportamiento lo cual da idea del carácter pacífico de esta sociedad. Tampoco se han hallado fortificaciones o murallas, armas en las tumbas o representaciones bélicas en su arte. La vida cretense era especialmente tranquila, relajada e incluso podríamos calificarla de alegre y jovial, según nos informan los numerosos frescos aparecidos en las paredes de sus edificios.

Ejemplo de escritura lineal A

Ejemplo de escritura lineal A

El primer sistema de escritura que utilizaron fue el jeroglífico aunque más tarde desarrollarían un sistema propio denominado Lineal A surgido hacia el 1900 a.C. basado en signos fonéticos silábicos, aunque a día de hoy aún no ha podido ser traducido. Con la invasión micénica sobre el 1400 a.C. se adoptó la escritura lineal B la cual sí ha sido descifrada.

Se sabe que los palacios sufrieron al menos dos destrucciones a lo largo de su historia. En la primera, los edificios fueron reconstruidos de nuevo, no así en la segunda. No se sabe bien qué sucedió, la población pudo haber abandonado la isla debido a una catástrofe natural,  por ejemplo a consecuencia de los efectos de la erupción del volcán de la cercana isla de Thera. Más información aquí. Otra teoría establece la llegada de los micénicos o aqueos como los causantes de su desaparición, tras ser la cultura minoica absorbida por  la micénica. De nuevo nos hallamos ante la repentina desaparición de una gran civilización sin que hayamos conseguido averiguar por el momento las causas exactas.

Nohmul, cuando una pirámide se convierte en carretera.

Si hace tres días nos entusiasmábamos con un descubrimiento arqueológico en Irak, hoy en cambio nos hemos despertado con una noticia desastrosa por la gravedad de una acción más que deplorable.

Nohmul es un yacimiento maya precolombino de unos 20 km cuadrados, localizado en Belice, en el cual destacaba una pirámide de 2300 años de antigüedad y 30 metros de altura.
A pesar de que la ley beliceña establece que cualquier vestigio prehispánico está protegido por el Estado, el 13 de mayo excavadoras y material pesado destruyeron el monumento y la plataforma del templo con objeto de reutilizar la piedra obtenida en la construcción de una carretera.

No hace falta recordar que el patrimonio histórico de un país lo hace único, no se puede pensar que no son más que piedras, es el pasado de un país y por tanto debe ser preservado y protegido contra oportunistas que lo puedan dañar o como en este caso destruir. Y lo peor de todo: para extraer un rendimiento de ello.

El País publica un artículo detallado con mas información.

Thera

Fresco que representa a un pescador de la isla de Tera

Fresco que representa a un pescador de la isla de Tera

Thera o Tera había sido llamada Kalliste (la muy hermosa) en la Antigüedad. Era una isla situada a unos 100 kilómetros al norte de la isla de Creta, que formaba parte geográficamente del archipiélago de las Cícladas y de influencia era claramente minoica. Sus habitantes se sustentaban gracias a la agricultura, la ganadería, la pesca y el comercio.

En el centro de la isla se hallaba un imponente volcán de 1600 metros de altura que salió de su letargo sobre el 1800 a.C. Una serie de terremotos alertó a la población que emigró hacia otras islas vecinas. Por los restos arqueológicos hallados se cree que la huida fue controlada pues se llevaron la totalidad de sus pertenencias. Durante los años siguientes el volcán expulsó una enorme cantidad de cenizas al aire. Hacia el 1600 a.C. el volcán estalló literalmente. Fue tal la violencia de la detonación, que donde hasta entonces había existido una montaña de 1600 metros ahora había un hoyo de una profundidad de 1,5 km por debajo del nivel del mar. El agua del mar Egeo entró en el hueco en forma de una inmensa catarata. Parece ser que la explosión fue 4 veces más intensa que la del Krakatoa en 1883, que consiguió agrietar muros a más de 160 kms de distancia.

En la imagen se ve perfectamente la huella dejada por la explosión del volcán

En la imagen se ve perfectamente la huella dejada por la desaparición del volcán

En Thera se formó una nube de ceniza y vapor de una enorme magnitud que desprendía un calor intensísimo. Esta nube se desplazó por las islas vecinas, ocultó la luz del sol durante siete días e incluso llegó hasta Egipto y Turquía. Se produjo un gran tsunami que causó una gran devastación en las islas vecinas donde excavaciones arqueológicas han hallado muros de piedra y cubiertas de casas a 100 metros de distancia de estas. A consecuencia de esta explosión se originó un cambio climático en el Mediterráneo oriental.

Yacimiento arqueológico en Akrotiri

Yacimiento arqueológico en Akrotiri

Se ignora el motivo de la desaparición de la civilización minoica, pero tras este episodio es fácil imaginar la destrucción que debió causar el tsunami posterior a la explosión del volcán en los puertos, embarcaciones y astilleros de las islas del archipiélago. Recordemos que la base de la economía minoica era el comercio y este se llevaba a cabo por vía marítima. De la noche a la mañana los habitantes de la zona se encontraron incomunicados e indefensos. Quizás esta situación fuera aprovechada por otros pueblos vecinos para invadir estas islas y asentarse definitivamente en ellas. Sabemos que la civilización micénica estuvo plenamente establecida en la zona sobre el año 1400 a.C. así pues, se podría afirmar que la explosión del volcán fue, sino el principal, uno de los desencadenantes del fin de la civilización minoica o cretense.

Si queréis saber más sobre este tema, teneis información muy detallada sobre la erupción aquí y sobre los efectos de esta aquí

Vista de las excavaciones

Vista de las excavaciones

En la Edad Media, concretamente en el 1204, la isla pasó a manos de la republica veneciana que le dio el nombre de Santa Irene, posteriormente estuvo en manos del imperio otomano y finalmente en 1840 se incorporó a Grecia.  Hoy la conocemos como Santorini, un estupendo destino turístico europeo.

santorini-012 (1)

Asurbanipal y la primera biblioteca

Podríamos pensar que las bibliotecas tienen sus orígenes en Egipto o Grecia, pero no es así. Los restos de la primera biblioteca se encontraron en la antigua ciudad de Nínive, en Mesopotamia, cerca de la actual Mosul en Irak. Esta biblioteca data alrededor del año 650 a.C. y fue obra del último gran rey asirio Asurbanipal, quien a lo largo de su reinado envió a sus representantes por todo el territorio con la misión de recoger y copiar todas las tablillas disponibles. Fue uno de los pocos reyes de la Antigüedad que sabía leer y escribir.

assurbanipal (1)Decimos tablillas porque era el formato que el libro tenía en esa época. Estas tablillas estaban hechas de arcilla que estando aún húmedas eran inscritas con la lengua sumeria o la acadia.

tablilla neosumeria

tablilla neosumeria

Se secaban al sol para endurecerlas o bien se cocían en un horno para prolongar su durabilidad. En caso de incendios, el fuego endurecía de tal forma las tablillas que llegaban a vitrificarse de tal modo que se volvían prácticamente indestructibles.

Asurbanipal se encargó en persona de clasificar muchos de los libros de su preciada biblioteca e hizo copiar y revisar la mayoría de los volúmenes en su haber. Gracias a esta biblioteca tenemos conocimiento de la cultura y las  tradiciones asirias de aquella época. Aquí se encontraron las tablillas que componen el primer poema épico de la historia: El Poema de Gilgamesh, fechado sobre el 2000 a.C. es decir, más de mil años antes de que Homero escribiera la Ilíada y La Odisea.  Los arqueólogos han llegado a encontrar unas 5000 tablillas enteras o parciales que han sobrevivido a la destrucción del año 612 por parte de los medos. Esta biblioteca se hallaba en el interior del palacio real y era por tanto de carácter privado, aún no había nacido la biblioteca pública.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Asurbanipal con su esposa y la cabeza del rey de Elam en el jardín del palacio. British Museum, Londres.

Su faceta cultural es bien conocida, además de gran erudito dominaba las matemáticas. Sin embargo, no debemos olvidar que Asurbanipal fue un déspota, un guerrero incansable y cruel, rasgos comunes a los guerreros asirios por otra parte, que consiguió llevar a su país a la máxima expansión. Los numerosos relieves llegados hasta nuestros días muestran temas bélicos además de su gran afición por la caza. Uno de ellos encabeza este blog, en él vemos a Asurbanipal montado en un carro y disparando flechas a un león en una cacería. Este relieve ha sido elegido como cabecera del blog por la fuerza que transmite la composición, debajo de estas líneas podemos apreciar la imagen completa.

Relieve de Asurbanipal cazando leones

Relieve de Asurbanipal cazando leones

La biblioteca de Asurbanipal desapareció durante la absoluta y total destrucción de la ciudad de Nínive llevada a cabo por el ataque de medos y babilonios en el año 612 a.C., quince años después de la muerte del rey. Fue descubierta por el explorador Austen Henry Layard en 1845.

Mohenjo Daro: la primera ciudad en el valle del Indo

Su nombre significa “el montículo de los muertos”. Se hallaba situada en el valle del río Indo, en el sur del actual Pakistan. Fue la primera gran ciudad de la zona del Indo junto con Harappa, esta última destruida en el siglo XIX por los constructores de ferrocarril británicos. Los únicos datos existentes de Mohenjo Daro son arqueológicos. Estuvo habitada por la cultura Harappa entre los años 2600 y 1800 a.C. por tanto fue contemporánea de las civilizaciones egipcia, mesopotámica y cretense. En realidad en Mesopotamia se hallaron sellos de Harappa en época de Sargón, monarca del imperio acadio, lo cual evidencia la existencia de relaciones comerciales entre ambas culturas. La ciudad fue descubierta en 1920 por el arqueólogo inglés  John Hubert Marshall  y en 1980 la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad.

localización cultura harappa

localización cultura harappa

Su superficie era de casi 250 hectáreas y su población estaba formada por unos cuarenta mil habitantes. Lo  que hace realmente extraordinaria a esta ciudad es que  en el año 2.600 a.C. dispusiera de sistemas tanto de canalización de agua potable como de alcantarillado subterráneo para la eliminación de aguas residuales, además de aberturas o arquetas para las inspecciones periódicas. Este sistema les permitía también encauzar el agua de lluvia y las inundaciones periódicas.

La parte alta o ciudadela contenía el centro administrativo y religioso, aunque no se han hallado restos de palacios o templos. Sí se sabe que estaba gobernada por un rey que, como representante de la divinidad, era también el sacerdote supremo, por consiguiente era una sociedad con un sistema de gobierno teocrático.

Rey-sacerdote. Fotografía de Mamoon Mengal.

Rey-sacerdote. Fotografía de Mamoon Mengal.

La parte baja de la ciudad se componìa de graneros, almacenes y zonas residenciales. Sus edificios constaban de una o dos plantas y carecían de ventanas. El principal material de construcción era el adobe y se sabe que las principales calles estaban pavimentadas con argamasa de ladrillo y mortero. Su diseño urbanístico está configurado en forma de cuadrícula, lo que indica que hubo una planificación previa a su construcción. Este ordenamiento urbanístico no volvería a aparecer hasta mil quinientos años más tarde con la civilización griega. Las casas estaban dispuestas alrededor de un atrio, la mayoría tenían dos pisos y baño. Las entradas solían estar situadas en las calles laterales.

Hubo en su día un estanque para el agua de 12 por 7 metros que podría haber tenido un carácter ritual. También se ha descubierto un enorme almacén o granero que originalmente tenía 1350 metros cuadrados. Su avenida principal tenía diez metros de anchura y atravesaba la ciudad de norte a sur para aprovechar los vientos dominantes. Sus habitantes construyeron plataformas para controlar las crecidas del río.

mohenjo2

vistas de las excavaciones

mohenjo
Tiene en común con la cultura sumeria de Mesopotamia su repentina aparición, pero lo que todavía es un misterio es el motivo de su brusca desaparición. Se barajan distintas teorías como invasiones de pueblos indoeuropeos, intensas sequías, un posible levantamiento tectónico, o incluso la desviación del río. Sea como fuere la ciudad fue abandonada de repente y para siempre.

Referencias bibliográficas:
J.M. Blázquez, La cultura del Valle del Indo
Hugh Honor, John Fleming, Historia del Arte
Ángel Luis Vera Aranda, Breve historia de las ciudades del Mundo Antiguo

Jericó, nueve mil años de historia

Jericó surgió en torno a un manantial en medio del desierto, en la orilla izquierda del río Jordán hace unos 11000 años. Estaba situada a 27 kilómetros de la actual Jerusalén y a una altitud de 240 metros por debajo del nivel del mar. Cazadores nómadas solían frecuentar la zona en espera de los animales que acudían a beber. Con el paso del tiempo, estos nómadas se convirtieron en sedentarios. Aquí comienza el proceso de urbanización de una de las ciudades más antiguas del mundo.

Excavaciones muralla

Excavación de la muralla

En cuanto a sus ritos funerarios se dieron dos particularidades destacables: enterraban a sus  muertos en el interior de las casas y a su vez las cabezas de los difuntos eran separadas de los cuerpos para reconstruir los cráneos con yeso entintado. Para los ojos usaban conchas marinas. Estos trabajos eran realizados con gran delicadeza y maestría por lo que conseguían plasmar en cada una ellas una personalidad única, como si pretendieran dar a cada una de ellas la imagen real de la persona en vida. Por el estado de estos cráneos sabemos que se conservaban en el interior de las casas, quizás con la intención de perpetuar la vida más allá de la muerte.

Localización de Jericó

Hacia el año 7500 a.C. se observa un cambio en el urbanismo: las casas siguieron construyéndose  con arcilla, pero eran ya de planta rectangular y se organizaban alrededor de patios en los cuales se cocinaba. Las habitaciones tenían paredes de color rosáceo y los pisos interiores estaban hechos con cal y los exteriores con arcilla. La piedra era escasa en la zona y se reservaba para los cimientos de las casas y para fines defensivos.

Por esta época la ciudad era ya un recinto rodeado de una imponente muralla de  de 3,5 metros de altura que contenía al menos una torre de mampostería de 9 metros. Esta muralla protegió a su población durante más de mil años, pero sobre el 6500 a.C. fue invadida. Hay que destacar la peligrosa localización de este núcleo urbano entre las tribus nómadas del Este y las fértiles llanuras  de la zona palestina. Se sabe que a partir del año 6000 a.C. la ciudad sufrió un proceso paulatino de abandono, debido quizás a los continuos ataques invasores. Uno de ellos hacia el 1250 a.C. es narrado en la Biblia, donde se relata el derrumbe de las famosas murallas, debido a un toque de trompeta por parte del ejército invasor comandado por Josué. Dejando de lado este mito, se desconoce el motivo real del derrumbe, pero la ciencia se inclina por la acción de un terremoto. La ciudad quedó totalmente destruida, aunque sería reconstruida siglos más tarde bajo otras culturas diferentes.