Catacumbas romanas y arte paleocristiano

Tras la caída del Imperio Romano en el siglo V y con la aparición de hordas de bárbaros invadiendo el continente europeo, algunos de los restos contenidos en las catacumbas fueron trasladados a las iglesias y las catacumbas fueron clausuradas. Todas a excepción de las de San Sebastián, las únicas que se han mantenido abiertas desde su construcción. El resto se “descubrieron” a partir del siglo XVI.

Catacumbas de San Sebastián
Catacumbas de San Sebastián

Las catacumbas cristianas son lugares subterráneos de enterramiento y de veneración a los mártires. En contra de lo que se ha llegado a creer, no eran lugares de reunión de los cristianos, ni refugios en épocas de persecuciones. En Roma no se permitían los enterramientos dentro la ciudad, por lo cual se habilitaban espacios subterráneos para poder tener cerca a los seres queridos fallecidos. Por tanto, hay que tener en cuenta que los cristianos no eran los únicos que las utilizaban.

Busto del emperador Constantino I

Busto del emperador Constantino

Desde su aparición y hasta la proclamación del Edicto de Milán por Constantino I en el año 313, el cristianismo fue motivo de persecución en distintas épocas por parte de las autoridades civiles. El Imperio Romano permitía la libertad de religión, siempre y cuando se rindiera también culto al emperador. El cristianismo es una religión monoteísta y no acepta otras divinidades, por lo que los cristianos se negaron a venerar a los emperadores. De ahí la prohibición de esta religión y la persecución de sus fieles. La clandestinidad que caracterizó estos primeros años hizo que la única fuente de conocimiento que nos ha llegado de este periodo sea a través de las catacumbas. Más tarde el Edicto de Milán daría paso a la libertad de culto religioso y se iniciaría la construcción de edificios oficiales dedicados al culto cristiano, como sería el caso de las basílicas.

Bajo tierra, en las catacumbas de Domitila se encuentran parte de los restos de la basílica de San Nereo y San Aquiles

En las catacumbas de Domitila se encontraba la basílica de San Nereo y San Aquiles

Con el tiempo la Iglesia se haría cargo de la conservación de las tumbas. La mayor parte de las catacumbas fueron construidas por familias cristianas que donaron espacios de enterramiento para otros cristianos. Es el caso de las catacumbas de Domitila. Flavia Domitilia, noble romana emparentada con el emperador Domiciano, fue desterrada por este por su condición de cristiana. Las catacumbas de Domitila son las más extensas descubiertas hasta la fecha. A día de hoy todavía hay un gran número de catacumbas por descubrir. Las zonas de enterramiento o pasillos se iban ampliando según la necesidad de espacio, cuando no se podía excavar en un mismo nivel se profundizaba hacia abajo. Por tanto el nivel arqueológico se halla invertido, las fosas más profundas son las más nuevas, pues con el tiempo el espacio para el enterramiento empezó a escasear y hubo que horadar hacia abajo. A partir del siglo III empezaron a reproducirse imágenes religiosas en las paredes de estos espacios ya que con anterioridad a esta fecha la Iglesia no las permitía siguiendo las normas del Antiguo Testamento.

Los enterramientos podían ser de dos tipos: loculi, fosas excavadas en las paredes y que formaban filas longitudinales

Loculi. Catacumba de Santa Priscila en Roma

Loculi. Catacumba de Santa Priscila en Roma

y arcosolios, sepulcros de mayor tamaño en forma de arco y con más decoración aunque también estaban excavados en la pared.

arcosolio (1)

Arcosolio en la tumba de Priscila

Las criptas son cámaras subterráneas que incluyen un altar y están decoradas con pinturas y mosaicos.

La cripta de los papas, en las catacumbas de San Calixto, Roma

La cripta de los papas, en las catacumbas de San Calixto, Roma

Varias de las catacumbas más destacadas ya han sido mencionadas, como son las de Domitila y las de San Sebastian.

Las catacumbas de San Calixto se caracterizan por su cripta dedicada a los primeros Papas de la Iglesia y por haber sido el lugar de enterramiento de Santa Cecilia.

El martirio de Santa Cecilia, estatua realizada en 1599 por Stefano Maderno

El martirio de Santa Cecilia, estatua realizada en 1599 por Stefano Maderno

Cripta de Santa Cecilia en las catacumbas de San Calixto.

Cripta de Santa Cecilia en las catacumbas de San Calixto.

Para terminar mencionaremos las catacumbas de Priscila, destacables por la riqueza pictórica e iconográfica de sus muros.

La pintura paleocristiana en sus inicios se define por los rasgos heredados de la pintura mural romana, aunque lo que se pretende destacar aquí no es tanto la perfección como la transmisión del mensaje. Por tanto no se representan elementos que distraigan la atención de lo principal. Se suele recurrir a escenas de contenido simbólico, como palomas, peces o crismones.

A continuación incluimos una pequeña muestra de arte paleocristiano localizado exclusivamente en las catacumbas:

 

Anuncios

Civilización minoica (II). Arte.

El arte minoico es uno de los más ricos del mundo egeo y se desarrolló entre el 2.800 y el 1.400 a.C. en la isla de Creta. Sus principales características son el colorido, la vitalidad, las formas sinuosas, la elegancia y el dinamismo de sus representaciones. Los temas festivos están presentes en todas las manifestaciones artísticas, incluso en los sarcófagos:

sarcófago cretense

Representación de una ofrenda religiosa en un sarcófago de Hagia Triada. Museo arqueológico de Heraklion.

imagen de las columnas y sus capiteles

imagen de las columnas y sus capiteles

Ya hemos hablado en otro post acerca del palacio minoico. A pesar de constituir el principal edificio de la sociedad cretense, no se pretendió dotar a este tipo de construcciones de la solemnidad y la monumentalidad de la que hicieron gala otras civilizaciones como la egipcia o la persa. En realidad el palacio minoico es único, sus características no se han dado en ningún otro lugar del planeta. Sus techos eran en general bajos y por ser rectos podemos hablar de arquitectura arquitrabada. Se perseguía la idea de la comodidad, el palacio tenía numerosas terrazas, patios de ventilación, sistemas de canalización de aguas residuales y tragaluces en las habitaciones. Las columnas eran de madera, tenían un capitel de forma bulbosa y carecían de basa. Como ya comentamos anteriormente, los palacios fueron destruidos y reconstruidos en varias ocasiones por causas desconocidas, se baraja la posibilidad de desastres naturales o invasiones violentas.

En la pintura destacan los frescos de las paredes por su intenso colorido y la influencia del arte egipcio en cuanto a la representación de la naturaleza y el cuerpo humano, pero con una mentalidad diferente a este último. Aquí prima el movimiento y las formas sinuosas. Es una muestra de creatividad, delicadeza, gran belleza y estilización.

akrotiri_boxers

fresco de los delfines

cnosos2

Esta pintura ha recibido el nombre de "la parisina"

Esta pintura ha recibido el nombre de “la parisina”

Predomina una gran armonía entre formas y colores y la tendencia a representar las figuras de perfil. Los fondos suelen ser lisos sin perspectiva. Los personajes de la corte, los temas cotidianos, las actividades deportivas, animales y vegetación son las manifestaciones más recurrentes. Destacan los peinados, los adornos y los jóvenes de aspecto ágil y atlético.

Fresco del llamado príncipe de los lirios

Fresco del llamado príncipe de los lirios. Cnosos ca.1500 a.C. Museo de Heraclión. Creta

Escultura: Se han encontrado varias estatuillas de pequeño tamaño que sugieren el posible culto a la fertilidad. Llevan serpientes en las manos aunque no sea un animal demasiado común en la zona.

diosa de las serpientes

diosa de las serpientes

El toro está presente en diversas representaciones del arte minoico.

Ritón, vaso ceremonial decorado como cabeza de animal, en este caso de toro. Los cuernos son de oro y los ojos de cristal de roca.

Pero quizás lo más llamativo se da en la cerámica, que se clasifica en tres periodos diferentes: la Camares o Kamares, que aparece en el minoico medio con fondo negro y dibujos claros, la marina y la floral.

knossos_kamares

Cerámica de Camares, fondo negro

Cerámica de Camares, fondo negro

anfora cretense

ánfora minoica. 1500 a.C.

Kamaresvase_2

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Hasta aquí una pequeña muestra del arte de una sociedad que vivió hace cuatro mil años, pero que parece actual por su frescura y su vitalidad.

Para una información más completa adjunto el excelente trabajo realizado por Mª Carmen Calonge Moreno y Roberto Lérida Lafarga.

El estandarte de Ur

El estandarte de Ur es ante todo hoy en día una obra de arte de estilo sumerio-acadio que actualmente se conserva en el Museo Británico.
Es una caja de madera con forma trapezoidal, adornada con un mosaico formado por incrustaciones de madreperla y lapislázuli unidas originalmente a la caja con betún. El estandarte fue hallado en las excavaciones de la necrópolis real de la antigua ciudad de Ur, (Mesopotamia, actual Irak)  en 1920. Este objeto fue encontrado sobre los hombros de un hombre en la tumba de la reina Puabi, junto al resto de sirvientes y tesoros. Para más información sobre el tesoro de Puabi clica aquí. Corresponde a la época arcaica dinástica, hacia el 2600 a.C.  En ella se observan aspectos de la vida y costumbres de la sociedad mesopotámica, concretamente de los reyes de la I dinastía de Ur.

estandartedeur

Consta de dos paneles rectangulares cuyas caras miden 21,5 x 49,5 cm pero su función aún no está clara. Podría tratarse de un estandarte que se colocaba en lo alto de un mástil a la entrada del templo o del palacio, o quizás podría ser la caja de resonancia de un instrumento musical e incluso hay quien cree que sería una parte de un mueble.

Sus dos paneles son llamados “Cara de la guerra” y “Cara de la paz”. Cada uno se divide en tres frisos que se leen de abajo a arriba y de izquierda a derecha.

estandarte_ur_B

Cara de la paz

En las dos bandas inferiores de esta cara de la paz está representada una procesión de siervos portando los tributos que van a ofrecer a su patesi o rey. En la fila superior se puede ver una celebración en la cual observamos al rey sentado, en el lado izquierdo. Su imagen tiene un mayor tamaño que la del resto de personajes atendiendo a la ley de jerarquía, rasgo común con las representaciones egipcias. Los súbditos están sentados frente a él bebiendo.

Músico y cantante

Músico y cantante

En esta misma banda destacamos la curiosa escena en la fila superior, esquina derecha, en la que un músico toca el arpa amenizando la fiesta. A su lado se encuentra un cantante con las manos sobre el pecho.

En la cara de la guerra se narra una victoria militar y la posterior celebración. En la hilera inferior aparecen carros de cuatro ruedas comandados por el rey y su visir, armados con lanzas y un carcaj con flechas, los cuales avanzan arrollando a los enemigos.

Cara de la guerra

Cara de la guerra

El rey y sus súbditos llevan un casco que deja la cara descubierta. En la banda central podemos observar a los enemigos supervivientes siendo conducidos ante el rey con grilletes en las manos. Finalmente la banda superior muestra a los prisioneros atados ante el rey, de nuevo representado con un tamaño superior al del resto de personajes y portando una lanza. Todos los personajes están representados de perfil, otro rasgo común con el arte egipcio.

Tras una cuidadosa reconstrucción, pues se encontró prácticamente destrozado, el estandarte de Ur se reveló como un documento historiado en imágenes muy valioso que nos permite conocer la forma de vida de la sociedad mesopotámica en lo que respecta tanto a sus actividades cotidianas como a las ceremoniales.

El tesoro real de Ur

Entre los años 1927 y 1928 el arqueólogo Leonard Wooley descubrió la necrópolis real de Ur, ciudad sumeria cercana a la desembocadura del Éufrates. Este cementerio consta de unas 1800 tumbas. Una de las mejor conservadas era la de la reina Puabi, o Shubad, que vivió sobre el 2600 a.C., durante la Primera Dinastía de Ur. A pesar de estar enterrada en este cementerio era de origen acadio. Este descubrimiento fue del todo asombroso. Junto a la gran cantidad de objetos de todo tipo hallados en su tumba, unos 20.000, aparecieron también 52 o 65 sirvientes, según las fuentes. Había soldados con sus armas, doncellas, aurigas, esclavos, músicos hallados con las manos en sus instrumentos, todos enterrados junto a su reina. Todos estaban ricamente ataviados y no había señales de violencia, lo cual hace suponer que las muertes se produjeron por envenenamiento.

Collar hallado en la tumba

Collar hallado en la tumba

Las tablillas cuneiformes halladas hasta la fecha no ofrecían información sobre este tipo de ritos, por lo cual la sorpresa fue maýuscula. La mayoría de objetos y atuendos se hallaban en bastante buen estado de conservación. Otros tuvieron que ser restaurados.

Vaso de oro
Vaso de oro
Detalle de la lira encontrada en la tumba

Detalle de la lira encontrada en la tumba

Sello cilíndrico

Sello cilíndrico con representación de un banquete

Cabeza de león, hecha en plata, lapislázuli y concha

Cabeza de león, hecha en plata, lapislázuli y concha

Caja para cosméticos, en plata y lapislázuli. La imagen representa un león matando un carnero.

Caja para cosméticos, en plata y lapislázuli. La imagen representa un león matando un carnero.

ram2

Imagen de un carnero, en oro

Uno de los tocados de Puabi

Uno de los tocados hallados en la tumba

Otro vaso de oro

Otro vaso de oro

También se halló aquí el famoso Estandarte real de Ur, aunque su estado de conservación era lamentable, fue cuidadosamente restaurado. A este objeto le dedicamos otra entrada en el blog.

Estandarte real de Ur

Estandarte real de Ur, Museo Británico

La mayoría de las piezas se pueden ver en el Museo Británico en Londres y en el Museo de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia. Otras se hallan en el Museo Nacional de Irak en Bagdad, aunque varias de ellas desaparecieron durante la guerra en 2003.

El arte está de enhorabuena

Es una muy buena noticia y por tanto un suceso excepcional dado los tiempos que corren: los coleccionistas José Luis Várez Fisa y su esposa Milagros Benegas han donado un total de doce obras de arte de incalculable valor al Museo del Prado. Aunque la Edad Media en principio no está contemplada entre los temas de este blog, la noticia pertenece a la rama de las Humanidades y como caso excepcional creo que debe estar recogida en este espacio.

San Gregorio y San Jerónimo. Tabla atribuida a Pedro Berruguete.

San Gregorio y San Jerónimo. Tabla atribuida a Pedro Berruguete.

El motivo de la donación según declaran los mecenas es “que no conciben que su colección se limite exclusivamente al disfrute personal o familiar”.

La colección se compone de 12 obras de arte español desde el Románico al Renacimiento y se exhibirá en una sala que llevará el nombre  Várez Fisa.

más información

de llobets Publicado en Arte

El Mausoleo de Halicarnaso, la maravilla perdida

Hasta mediados del siglo IV a.C. el imperio persa era todavía el mayor del mundo, extendiéndose desde el medio oriente hasta la India.

Una de las pocas esculturas que existen en la actualidad

Estatua de Mausolo debida probablemente a Briaxis

Los territorios estaban divididos en satrapías o provincias en cada una de las cuales gobernaba un monarca, aunque en la práctica todos estos reyes eran súbditos del emperador persa. Una de estas satrapías llamada Caria, situada en la actual Turquía tenía como capital Halicarnaso. Al morir el soberano, que gobernó desde el 377 al 353 a.C. su esposa y hermana Artemisia II profundamente enamorada del rey Mausolo decidió hacer construir un sepulcro para su amado. Esta es la versión más romántica, la otra versión más fidedigna cuenta que fue el propio Mausolo quien proyectó el templo viendo cercano el fin de sus días y que vivió durante gran parte de la construcción del mismo.
Lo que sí ha traspasado la Historia es el amor legendario de Artemisia por su esposo. Todo lo que conocemos de esta obra lo debemos a los escritos de Plinio el Viejo, quien a su vez había leído los hechos en un libro de los dos arquitectos de la obra en cuestión Pyteos y Satyros. Fueron contratados también los escultores Scopas, Briaxis, Leocares y Tymoteo, podríamos decir pues, que este proyecto arquitectónico reunió a la flor y nata de los artistas griegos de la época.

halicarnaso_mausoleo

Sobre una gran base cuadrangular se construyó un gran edificio de tres plantas con una altura de unos 46 m. Cada escultor se ocupó de una fachada del edificio, de unos 30 metros de longitud. Scopas trabajó la fachada oriental, Briaxis la del norte, Leocares la oeste y Tymoteo la medidional. Sobre un amplio pedestal se hallaba un peristilo de treinta y seis columnas de estilo jónico, de unos doce metros de altura y dispuestas en filas de a dos.  En la parte superior se levantaba una pirámide trunca de 24 peldaños, culminando con la imagen de Mausolo de pie sobre un gran carro de mármol. En el interior se hallaban las estatuas de los dos reyes además de otras que representaban animales. Destacables eran los frisos con motivos heroicos.

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Desde entonces, a este tipo de construcción funeraria se le ha  denominado Mausoleo. La reina siguió de cerca la construcción de este edificio pero murió al poco tiempo de finalizado este. En el año 1100 un terremoto derribó el templo en gran parte y finalmente en la Edad Media, fueron los caballeros de la orden de San Juan quienes terminaron de demolerlo para utilizar sus piedras en el levantamiento de un castillo para defenderse de los ejércitos turcos.

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

El monumento funerario se localiza en la actual ciudad de Bodrum en Turquía. Está ubicado entre dos colinas a unos cien metros por encima del mar y encarado a este. El arqueólogo Newton encontró parte de unos frisos y alguna estatua, como las de Mausolo y Artemisia que se conservan actualmente en el Museo Británico.

Mesopotamia llega a Barcelona y Madrid

Del 30 de noviembre de 2012 al 24 de febrero de 2013 la Obra Social “La Caixa” presenta la exposición: “Antes del diluvio – Mesopotamia 3500 – 2100 a.C. Lugar: Caixa Forum, Av.Francesc Ferrer i Guardia, 6-8, Barcelona.
La exposición estará en Madrid a partir del 27 de Marzo de 2013.

Recomiendo fervientemente a todo el mundo esta exposición, tanto a los interesados en la Historia Antigua como los que no, ya que representa una ocasión única para conocer la cultura mesopotámica, la cual dio lugar al nacimiento de las ciudades, inventó la escritura, la rueda y tantas cosas más. Una magnífica oportunidad para conocer nuestros orígenes.

cabeza-femenina-mesopotamia
Aquí teneis el cuadríptico de la exposición:

        Cuadríptico de la exposición

un enlace a la página web:

Web Obra Social La Caixa. Información

Un vídeo de presentación del comisario de la exposición:

y una visita virtual:

Recordad que la exposición llegará a Madrid el 27 de marzo de 2013.
No os la perdáis.