Zigurat, una torre cuya cumbre tocaba el cielo

Esta es la definición que la Biblia hace del zigurat. En la antigua Mesopotamia el templo era el edificio más importante. Solía situarse en el centro de la ciudad y se construía sobre una plataforma levantada. Podía ser de planta rectangular o cuadrada. Con el tiempo, se superpusieron varias de estas plataformas llegando a alcanzar tal altura que  hubieran podido a rivalizar con algunas pirámides egipcias. Hay que puntualizar la principal diferencia entre el zigurat mesopotámico y la pirámide egipcia. Mientras esta última es un monumento funerario, el zigurat es un templo en el cual los sacerdotes rinden culto a los dioses, aunque se ignora la motivación de tales alturas. No se sabe a ciencia cierta la función exacta de estas estructuras gigantescas. Existen teorías que apuntan a que pretendían “alcanzar el cielo”, otros dicen que eran observatorios celestes. Sabemos que los mesopotámicos eran excelentes astrónomos. zigurat2 (1)

El de Uruk constaba de varias rampas con un santuario en la parte superior llamado Templo Blanco. Para llegar hasta aquí había que recorrer una serie de cámaras menores en espiral,  para que el devoto realizara una procesión hacia la cumbre.

zigurat de Ur. Fotografía jmcfall(flickr)

zigurat de Ur. Fotografía jmcfall(flickr)

En la fotografía superior vemos otro tipo de zigurat con plantas superpuestas, es el zigurat de Ur, su base mide 60 x 42 metros. Llegó a tener tres pisos coronados por una pequeña capilla, pero hoy en día solo subsiste la primera planta, de quince metros de altura. Lo mandó construir Urnammu, rey de Ur alrededor del año 2500 a.C.

Aunque sin duda alguna el zigurat más famoso de todos es el que conocemos por la Biblia donde aparecía con el nombre de Torre de Babel.
Veamos lo que recoge el Antiguo Testamento sobre esta construcción:
Toda la tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: “Ea, hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego”. Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: “Ea, edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámonos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la tierra”. Mas Yavé descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando y dijo: “He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros”. Así, Yavé los dispersó de allí sobre toda la faz de la tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel, porque allí confundió Yavé la lengua de todos los habitantes de la tierra y los dispersó por toda la superficie.” Fuente: Enciclopedia Libre Universal en español.

zig

Posible aspecto del zigurat de Babilonia o Torre de Babel.

Este zigurat, la Torre de Babel, fue llamado Etemenanki (fundación del cielo y la tierra) por los babilonios  y se cree que podía haber llegado a alcanzar los siete pisos de altura, en total unos noventa metros. Hammurabi pudo haberlo mandado construir en honor al dios Marduk. Heródoto realizó esta descripción de este zigurat: En la parte central del santuario hay edificada una torre maciza de un estadio de altura y otro de anchura; sobre esta torre hay superpuesta otra torre, y otra más sobre esta última, hasta un total de ocho torres. La rampa de acceso a ellas está construida por la parte exterior, dispuesta en espiral alrededor de todas las torres. Y hacia la mitad de la rampa hay un rellano y unos asientos para descansar, donde se sientan a reponer fuerzas los que suben. En la última torre se levanta un gran templo. (…) El santuario de Babilonia cuenta, asimismo, con otro templo abajo en el que hay una gran estatua sedente de Zeus, en oro, y a su lado una gran mesa de oro, siendo el pedestal de la estatua y el trono, asimismo, de oro. Estas piezas, al decir de los caldeos, están hechas con ochocientos talentos de oro. Fuera del templo hay un altar de oro y hay, además, otro altar de gran tamaño sobre el que se inmolan las reses adultas, ya que sobre el altar de oro sólo se pueden inmolar lechales. (…)

Una vez desaparecidos los sumerios, babilonios y asirios continuaron erigiendo este tipo de construcciones, aunque con estos últimos el palacio adquirió una mayor relevancia. Hoy en día se conocen 32 zigurats repartidos entre Irak e Irán.

Anuncios

El Mausoleo de Halicarnaso, la maravilla perdida

Hasta mediados del siglo IV a.C. el imperio persa era todavía el mayor del mundo, extendiéndose desde el medio oriente hasta la India.

Una de las pocas esculturas que existen en la actualidad

Estatua de Mausolo debida probablemente a Briaxis

Los territorios estaban divididos en satrapías o provincias en cada una de las cuales gobernaba un monarca, aunque en la práctica todos estos reyes eran súbditos del emperador persa. Una de estas satrapías llamada Caria, situada en la actual Turquía tenía como capital Halicarnaso. Al morir el soberano, que gobernó desde el 377 al 353 a.C. su esposa y hermana Artemisia II profundamente enamorada del rey Mausolo decidió hacer construir un sepulcro para su amado. Esta es la versión más romántica, la otra versión más fidedigna cuenta que fue el propio Mausolo quien proyectó el templo viendo cercano el fin de sus días y que vivió durante gran parte de la construcción del mismo.
Lo que sí ha traspasado la Historia es el amor legendario de Artemisia por su esposo. Todo lo que conocemos de esta obra lo debemos a los escritos de Plinio el Viejo, quien a su vez había leído los hechos en un libro de los dos arquitectos de la obra en cuestión Pyteos y Satyros. Fueron contratados también los escultores Scopas, Briaxis, Leocares y Tymoteo, podríamos decir pues, que este proyecto arquitectónico reunió a la flor y nata de los artistas griegos de la época.

halicarnaso_mausoleo

Sobre una gran base cuadrangular se construyó un gran edificio de tres plantas con una altura de unos 46 m. Cada escultor se ocupó de una fachada del edificio, de unos 30 metros de longitud. Scopas trabajó la fachada oriental, Briaxis la del norte, Leocares la oeste y Tymoteo la medidional. Sobre un amplio pedestal se hallaba un peristilo de treinta y seis columnas de estilo jónico, de unos doce metros de altura y dispuestas en filas de a dos.  En la parte superior se levantaba una pirámide trunca de 24 peldaños, culminando con la imagen de Mausolo de pie sobre un gran carro de mármol. En el interior se hallaban las estatuas de los dos reyes además de otras que representaban animales. Destacables eran los frisos con motivos heroicos.

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Desde entonces, a este tipo de construcción funeraria se le ha  denominado Mausoleo. La reina siguió de cerca la construcción de este edificio pero murió al poco tiempo de finalizado este. En el año 1100 un terremoto derribó el templo en gran parte y finalmente en la Edad Media, fueron los caballeros de la orden de San Juan quienes terminaron de demolerlo para utilizar sus piedras en el levantamiento de un castillo para defenderse de los ejércitos turcos.

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

El monumento funerario se localiza en la actual ciudad de Bodrum en Turquía. Está ubicado entre dos colinas a unos cien metros por encima del mar y encarado a este. El arqueólogo Newton encontró parte de unos frisos y alguna estatua, como las de Mausolo y Artemisia que se conservan actualmente en el Museo Británico.