Catacumbas romanas y arte paleocristiano

Tras la caída del Imperio Romano en el siglo V y con la aparición de hordas de bárbaros invadiendo el continente europeo, algunos de los restos contenidos en las catacumbas fueron trasladados a las iglesias y las catacumbas fueron clausuradas. Todas a excepción de las de San Sebastián, las únicas que se han mantenido abiertas desde su construcción. El resto se “descubrieron” a partir del siglo XVI.

Catacumbas de San Sebastián
Catacumbas de San Sebastián

Las catacumbas cristianas son lugares subterráneos de enterramiento y de veneración a los mártires. En contra de lo que se ha llegado a creer, no eran lugares de reunión de los cristianos, ni refugios en épocas de persecuciones. En Roma no se permitían los enterramientos dentro la ciudad, por lo cual se habilitaban espacios subterráneos para poder tener cerca a los seres queridos fallecidos. Por tanto, hay que tener en cuenta que los cristianos no eran los únicos que las utilizaban.

Busto del emperador Constantino I

Busto del emperador Constantino

Desde su aparición y hasta la proclamación del Edicto de Milán por Constantino I en el año 313, el cristianismo fue motivo de persecución en distintas épocas por parte de las autoridades civiles. El Imperio Romano permitía la libertad de religión, siempre y cuando se rindiera también culto al emperador. El cristianismo es una religión monoteísta y no acepta otras divinidades, por lo que los cristianos se negaron a venerar a los emperadores. De ahí la prohibición de esta religión y la persecución de sus fieles. La clandestinidad que caracterizó estos primeros años hizo que la única fuente de conocimiento que nos ha llegado de este periodo sea a través de las catacumbas. Más tarde el Edicto de Milán daría paso a la libertad de culto religioso y se iniciaría la construcción de edificios oficiales dedicados al culto cristiano, como sería el caso de las basílicas.

Bajo tierra, en las catacumbas de Domitila se encuentran parte de los restos de la basílica de San Nereo y San Aquiles

En las catacumbas de Domitila se encontraba la basílica de San Nereo y San Aquiles

Con el tiempo la Iglesia se haría cargo de la conservación de las tumbas. La mayor parte de las catacumbas fueron construidas por familias cristianas que donaron espacios de enterramiento para otros cristianos. Es el caso de las catacumbas de Domitila. Flavia Domitilia, noble romana emparentada con el emperador Domiciano, fue desterrada por este por su condición de cristiana. Las catacumbas de Domitila son las más extensas descubiertas hasta la fecha. A día de hoy todavía hay un gran número de catacumbas por descubrir. Las zonas de enterramiento o pasillos se iban ampliando según la necesidad de espacio, cuando no se podía excavar en un mismo nivel se profundizaba hacia abajo. Por tanto el nivel arqueológico se halla invertido, las fosas más profundas son las más nuevas, pues con el tiempo el espacio para el enterramiento empezó a escasear y hubo que horadar hacia abajo. A partir del siglo III empezaron a reproducirse imágenes religiosas en las paredes de estos espacios ya que con anterioridad a esta fecha la Iglesia no las permitía siguiendo las normas del Antiguo Testamento.

Los enterramientos podían ser de dos tipos: loculi, fosas excavadas en las paredes y que formaban filas longitudinales

Loculi. Catacumba de Santa Priscila en Roma

Loculi. Catacumba de Santa Priscila en Roma

y arcosolios, sepulcros de mayor tamaño en forma de arco y con más decoración aunque también estaban excavados en la pared.

arcosolio (1)

Arcosolio en la tumba de Priscila

Las criptas son cámaras subterráneas que incluyen un altar y están decoradas con pinturas y mosaicos.

La cripta de los papas, en las catacumbas de San Calixto, Roma

La cripta de los papas, en las catacumbas de San Calixto, Roma

Varias de las catacumbas más destacadas ya han sido mencionadas, como son las de Domitila y las de San Sebastian.

Las catacumbas de San Calixto se caracterizan por su cripta dedicada a los primeros Papas de la Iglesia y por haber sido el lugar de enterramiento de Santa Cecilia.

El martirio de Santa Cecilia, estatua realizada en 1599 por Stefano Maderno

El martirio de Santa Cecilia, estatua realizada en 1599 por Stefano Maderno

Cripta de Santa Cecilia en las catacumbas de San Calixto.

Cripta de Santa Cecilia en las catacumbas de San Calixto.

Para terminar mencionaremos las catacumbas de Priscila, destacables por la riqueza pictórica e iconográfica de sus muros.

La pintura paleocristiana en sus inicios se define por los rasgos heredados de la pintura mural romana, aunque lo que se pretende destacar aquí no es tanto la perfección como la transmisión del mensaje. Por tanto no se representan elementos que distraigan la atención de lo principal. Se suele recurrir a escenas de contenido simbólico, como palomas, peces o crismones.

A continuación incluimos una pequeña muestra de arte paleocristiano localizado exclusivamente en las catacumbas:

 

Anuncios

Los barcos de Calígula en el siglo XX

Busto de Calígula

Busto de Calígula

Su verdadero nombre era Cayo César Augusto Germánico. Fue el tercer emperador de Roma tras Augusto y Tiberio y pertenecía a la dinastía Julio-Claudia instaurada por Augusto. Calígula era el mote por el que se le conocía que venía a significar “botitas”, pues desde pequeño se acostumbró al uso del calzado de los soldados romanos denominado calige. 

La primera etapa de su mandato se caracterizó por una gestión impecable que llevó al imperio a un periodo de prosperidad. Todo cambió a raíz de una grave enfermedad tras la cual el emperador nunca volvió a ser el mismo. Su fama de excéntrico es de sobras conocida, así como su locura y su crueldad que marcaron el resto de su gobierno, hasta que finalmente en el año 41, tan solo cuatro años después de subir al poder, fue asesinado por su propia guardia pretoriana. El Senado romano dictó la damnatio memoriae, un edicto por el cual se condenaba la memoria de un enemigo del Estado tras su muerte. Por ello se procedió a eliminar todo cuanto pudiera recordar al condenado: inscripciones, imágenes, mosaicos, monumentos etc. Una total condena al olvido.

Uno de los barcos

Uno de los barcos

Sin embargo, algunas de sus obras sobrevivieron en cierto modo, tal es el caso de los dos enormes navíos de recreo que Calígula había mandado construir en el lago Nemi en las afueras de Roma, sobre el año 37 de nuestra era.

El lago Nemi

El lago Nemi

Calígula_barco2

Fueron los navíos más majestuosos y lujosos que habían sido construidos hasta la fecha. Tenían grandes columnas, mosaicos y recubrimientos de pan de oro, además de una moderna tecnología para la época.

Vista de uno de los cascos

Vista de uno de los cascos

Estaban dotados incluso de un sistema de calefacción por medio de tubos de aire caliente bajo los mosaicos. Se propulsaban a remo y a vela y no habían sido diseñados para la navegación en aguas abiertas. Las embarcaciones fueron hundidas tras el asesinato de Calígula, permaneciendo casi 1900 años bajo el agua. En el siglo XV nació un claro interés por encontrar dichos barcos sin éxito. En el siglo XIX se recuperaron varias piezas de mosaico y mármoles.

Algunos de los objetos recuperados.

Algunos de los objetos recuperados.

En 1928 Mussolini decidió hacer drenar el lago para rescatar los dos navíos de 71 y 73 metros de eslora por 20 metros de manga. En 1931 los dos barcos emergieron tras remover 40 millones de metros cúbicos de agua, una obra faraónica sin duda. Se edificó un museo en la orilla para albergar ambas naves.

Ancla de uno de los dos barcos.

Ancla de uno de los dos barcos.

Los investigadores discuten acerca de la función de dichas embarcaciones, unos creen que debido a su rica ornamentación fueron barcos de placer para entretenimiento de sus pasajeros, otros piensan que podían constituir plataformas para la realización del culto a Isis del que Calígula era adepto. Por otro lado, en este lago se celebraba el culto a la diosa Diana cuyo santuario se hallaba en una de sus orillas, por lo que las embarcaciones podrían haber sido templos flotantes en honor a Diana.

Visitas a los barcos

Visitas a los barcos

Sea como fuere, el 31 de mayo de 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán durante su retirada de Italia, bombardeó intencionadamente este museo con las dos embarcaciones en su interior. Había transcurrido poco más de una década desde la recuperación de las naves del fondo del lago para esta vez desaparecer para siempre.

Cleopatra VII

A raíz de la muerte de Alejandro Magno en el 323 a.C. el inmenso imperio macedónico se dividió en tres, correspondiendo a Ptolomeo, uno de sus más cercanos generales, el gobierno de Egipto y Libia. Así fue cómo se inició la dinastía ptolemaica, también denominada Lágida. Si Ptolomeo fue el primer monarca esta dinastía, una descendiente suya Cleopatra VII sería la última reina del periodo helenístico en Egipto.Cleopatra VIIAsí pues, Cleopatra nacida en el año 69 a.C. tenía sus orígenes en Macedonia, era por tanto de ascendencia griega. Alcanzó el trono a los 18 años junto con su hermano Ptolomeo XIII de 12 años, con quien se casaría según se ordenaba en el testamento del padre de ambos. Este tipo de matrimonios era corriente en la época. También llegaría a casarse con su otro hermano menor Ptolomeo XIV.

Cleopatra VII

Cleopatra VII

Recibió una exquisita educación exclusivamente griega y se dice que hablaba hasta 8 lenguas, además de tener una extensa formación en matemáticas, astronomía, medicina, literatura, música, historia y ciencias políticas. Destacó por su trato, su conversación y una especial y cautivadora armonía y musicalidad en su voz al hablar, más que por su belleza. Fue una mujer ambiciosa y muy inteligente. Tuvo que hacer frente a varios de sus hermanos por su política en favor de Roma. Su hermano Ptolomeo XIII apoyado por tres consejeros la exiliaron a Siria, desde donde ella planificó su vuelta al poder.

En Roma mientras tanto, Pompeyo, albacea del testamento del padre de Cleopatra, y Julio César mantenían una guerra civil. El hermano de Cleopatra hizo asesinar a Pompeyo para granjearse la amistad de Julio César, pero éste no lo tomó como un presente sino como una traición. Cleopatra planeó un acercamiento a Julio César para intentar solucionar sus problemas. De este modo, estando César en Alejandría, le fue entregada una alfombra de la que surgió Cleopatra al desenrollarla. Era una original forma de evitar a los espías de su hermano. Tras pasar la noche juntos, César, actuando como albacea de la herencia de Ptolomeo XII tras la muerte de Pompeyo, ofrece Creta a Ptolomeo XIII. César se instala en Alejandría con Cleopatra, pero los hermanos de esta les declaran la guerra. En la batalla César decide quemar las embarcaciones del puerto para que no caigan en manos enemigas, pero el fuego se extiende por la ciudad y es entonces cuando la biblioteca de Alejandría desaparece en su mayor parte. La batalla fue larga y Ptolomeo XIII, esposo de Cleopatra murió en la contienda. Como en Egipto tenía que haber un rey, Cleopatra se desposó con su otro hermano Ptolomeo XV que contaba con 10 años de edad.

Julio César

Julio César

Tras la victoria, Cleopatra y Julio César emprendieron un viaje de dos meses por el Nilo. Finalizada la excursión, César se dirigió a Hispania donde tenía lugar la guerra civil. Tras lograr la victoria regresó a Roma. Durante este tiempo Cleopatra había dado a luz al hijo de César, Ptolomeo XV, a quien los alejandrinos llamaron Cesarión. Madre e hijo estuvieron en Roma en dos ocasiones pero el pueblo romano desconfiaba de ella por lo que nunca fue aceptada. En el  año 44 a.C. con el asesinato de Julio César, Cleopatra consciente de haber perdido a su gran aliado huyó a Egipto con su hijo. Una vez allí y temerosa del poder que pudiera tener su hermano-esposo, lo envenenó y proclamó a su hijo Cesarión de 4 años rey, ejerciendo ella la regencia. En el 41 a.C. se produciría otro acontecimiento crucial en su vida. En Roma se había formado el Segundo Triunvirato integrado por Octavio, Marco Antonio y Lépido. Una nueva guerra civil tuvo lugar, esta vez entre los partidarios del Triunvirato y los republicanos. Marco Antonio, pidió ayuda a Cleopatra quien se la negó pues no deseaba una confrontación con Roma. Finalmente Cleopatra accedió a la reunión con Marco Antonio que duró cuatro días. Acordaron la muerte de Arsinoe IV hermana de la reina, quien suponía un peligro para esta y a su vez Cleopatra ofreció su ayuda contra Octavio. Pasado un año, Marco Antonio regresa a Roma y se casa con Octavia, hermana de Octavio, por conveniencia. A todo esto Cleopatra da luz a gemelos de Marco Antonio: Cleopatra Selene y Alejandro Helios. En el 37 a.C. Marco Antonio regresa a Egipto y se casa con Cleopatra sin haber repudiado a su anterior esposa. Como en un cuento de hadas vivieron felices, tuvieron un tercer hijo y Marco Antonio amplió las fronteras de Egipto hasta que Octavio destituyó a Marco Antonio y declaró la guerra a Egipto.

Marco Antonio

Marco Antonio

El resto es bien conocido, en el 31 a.C. en Accio, los dos ejércitos se enfrentaron. Cleopatra huyó presa del pánico abandonando a su ejército y Marco Antonio salió tras ella. Tras creer que Cleopatra se había suicidado, este se mató con su espada. Cleopatra consciente de la derrota, no quería ser exhibida como trofeo de guerra en la ciudad de Roma por Octavio, por lo que se suicidó con el veneno de una cobra egipcia, un áspid. También existe otra versión en la cual su suicidio se debió a la muerte de Marco Antonio. Lo cierto es que dejó una carta a Octavio solicitando que los esposos fueran enterrados juntos a lo que este accedió. Nunca ha llegado a saberse dónde fueron enterrados.

Gala Placidia, entre emperadores y bárbaros

Gala Placidia fue una de las mujeres más notables de la primera mitad del siglo V, en los tiempos del agonizante Imperio romano de Occidente. En medio de la convulsa situación creada en parte por la irrupción de los pueblos bárbaros en el Imperio, esta mujer fue testigo y protagonista de cruciales acontecimientos históricos. Era galahija del emperador romano Teodosio el Grande y hermanastra de los también emperadores Honorio y Arcadio. En agosto del año 410 los visigodos con su rey Alarico al frente entraron en Roma arrasando la ciudad, respetando solo a los que se habían refugiado en lugares santos. Gala Placidia, que entonces contaba con 20 años, fue secuestrada por Alarico en espera del pago de un rescate por parte de su hermano el emperador Honorio. Durante cuatro años los visigodos recorrieron parte del continente europeo en busca de tierras y alimento, sin llegar a ningún acuerdo con el emperador. Tras la muerte del rey godo, Ataúlfo le sucedió en el trono y en el 414 Gala Placidia se casó con él en Narbona. Este matrimonio escandalizó a Constantinopla y enfureció a su hermano Honorio quien mandó a su general Constancio tras ellos. Se refugiaron en Barcino (Barcelona) donde Ataúlfo instaló su corte provisional. Por tanto podemos afirmar que fueron los primeros reyes visigodos españoles.

Allí nació su hijo Teodosio aunque murió pocos meses después. Ataúlfo fue asesinado por sus detractores y el nuevo rey godo, Sigerico, hizo matar a los otros seis hijos de Ataúlfo, fruto de un matrimonio anterior. Sigerico enemigo de Ataúlfo y cuyo odio hacia los romanos era notorio, se manifestó así: “Ataulfo humilló a mi linaje en las Galias. Llegada es la hora de cobrarme sanguinaria venganza en él y en esa romana que tiene por esposa”. Y así lo hizo. Humilló a Galia Placidia. Además de privarle de todos los honores, la obligó a caminar doce millas delante de su caballo junto a otros cautivos en Barcino.

Sin embargo su crueldad había de durar muy poco. Sigerico fue asesinado por miembros de la propia nobleza visigoda tan solo una semana después de acceder al trono, descontentos con el proceder de su rey. Tras varias negociaciones Galia Placidia junto al resto de cautivos fue restituida a su hermano el emperador Honorio. El tratado firmado establecía la ayuda militar de los visigodos a los romanos a cambio de 600.000 medidas de grano. Honorio casó a su hermana Gala Placidia con su general Constancio en el 417 con quien tuvo un hijo y una hija.

Gala Placidia con sus hijos

Gala Placidia con sus hijos

Constancio sería coemperador del Imperio Romano de Occidente en el 421 junto con Honorio, pero moriría siete meses después. La malas relaciones de Gala Placidia con su hermano la llevaron a Constantinopla con su hijos, bajo la protección del emperador de Oriente Teodosio II. Sin embargo, en el 425 regresaron a Roma tras morir Honorio sin dejar descendencia.

Durante los siguientes doce años actuó como regente de su hijo, el emperador Valentiniano III, hasta la mayoría de edad de este. Cristiana devota, dedicó el resto de su vida a obras religiosas. Fue una mujer con una vida excepcional, hija, hermana, esposa y madre de emperadores romanos y amante esposa de un rey bárbaro. Murió en el 450 en Rávena de muerte natural. Se cree que está sepultada junto a su hijo Valentiniano y su esposo Constancio en el famoso mausoleo que lleva su nombre. De las tres tumbas, solo el enterramiento de este último se da por cierto.

Interior del mausoleo

Interior del mausoleo de Gala Placidia en Rávena

Este edificio es uno de los monumentos más extraordinarios del siglo V. En 1996 fue inscrito en las listas del Patrimonio de la Humanidad. Destacan los ricos mosaicos del interior que cubren tanto las paredes como la cúpula, los cuales podemos apreciar en este vídeo: