La agogé, educación espartana.

Con el término agogé se designa al sistema educativo de la polis griega de Esparta a partir del siglo VI a.C. que se caracterizaba por ser obligatorio y colectivo.

Mapa de Esparta

Mapa de Esparta

El niño vivía con su familia hasta los siete años cuando pasaba a cargo del Estado para su formación. Se dice que arrojaban al barranco a los bebés que no poseían una complexión física adecuada para la futura vida militar.

Dyplon, el escudo espartano

Dyplon, el escudo espartano

Aunque las letras y la música no eran desestimadas, la principal actividad de la educación residía en el ejercicio físico y el entrenamiento militar. Iban descalzos y se les permitía un solo manto de lana de una sola pieza, para todo el año. Dormían sobre un lecho de cañas trenzado por ellos mismos. Todo era austero en su formación incluso las raciones de comida. Les estaba permitido robar si pasaban hambre, pero eran castigados duramente si eran sorprendidos haciéndolo, no por el hecho de robar sino por la torpeza de dejarse descubrir. Pero era a partir de los doce años cuando la educación pasaba a centrarse en el entrenamiento físico en su totalidad. La sociedad espartana ‘fabricaba’ soldados casi invencibles. Los muchachos vivían en grupo las 24 horas del día. Entre los 14 y los 16 años el joven pasaba a formar parte del grupo de los adultos. La educación que el Estado les proporcionaba les obligaba a duros esfuerzos y sacrificios. De esta forma aprendían a soportar cansancio, dolor, hambre y frío sin mostrar signos de debilidad. Llevaban el modo de vida militar hasta los sesenta años, por lo tanto, toda la vida del espartiata estaba dedicada al ejército. Este tipo de reclutamiento militar de por vida hacía difícil las relaciones familiares,

espartamadrehijoescudopero la soltería no estaba bien vista donde morir en el combate era el mayor honor al que podía aspirar un hombre. Por otro lado, huir de un enfrentamiento era impensable, totalmente deshonroso. De ahí la famosa frase con la que las madres solían despedir a sus hijos cuando estos se iban a la guerra: “regresa con tu escudo o sobre él”. Las mujeres también recibían una educación basada en la gimnasia y la lucha, una exigente actividad física con el fin de mantenerse ágiles y fuertes para poder engendrar a futuros guerreros sanos y robustos. Se pretendía con ello cultivar el cuerpo en detrimento de los rasgos definitorios de la feminidad.

La sociedad espartana se dividía en tres estamentos: ciudadanos, periecos e ilotas. Los ciudadanos espartanos o espartiatas, llamados entre ellos  homoioi  (los iguales), eran los únicos ciudadanos que podían formar parte del gobierno y la administración pública. El número de ciudadanos era sensiblemente inferior al de las otras dos clases de habitantes de Esparta. Los periecos eran espartanos libres pero sin derechos políticos y se dedicaban al comercio y la artesanía, actividades prohibidas para los ciudadanos espartiatas. El tercer grupo estaba compuesto por los ilotas, la clase más baja y más numerosa. Los ilotas eran esclavos, no tenían derechos y estaban asignados a las tierras.

Los espartanos daban un trato duro y represivo a estos ilotas. Una de las pruebas que los espartiatas debían superar durante el periodo de formación, en torno a los 18 años, era “la caza de ilotas” o kripteia. Este ejercicio consistía en partir hacia las tierras de los ilotas armados con un cuchillo y atacar y dar muerte a algunos de ellos durante la noche.

Estatua del rey Leónidas

Estatua del rey Leónidas

Según Plutarco, los valores que los espartanos inculcaban en su sociedad era la de “obedecer bien, firmeza en las dificultades y vencer o morir combatiendo”.

El sistema de gobierno era una diarquía, es decir, había dos reyes al mando. En las tareas gubernamentales participaban los éforos, cinco magistrados que vigilaban las leyes y controlaban a los reyes, y la Gerousía o consejo de ancianos formado por 28 miembros mayores de 60 años  más los dos reyes, que en su conjunto desempeñaban funciones legislativas.

Ruinas del teatro de la acrópolis de Esparta

Ruinas del teatro de la acrópolis de Esparta

Anuncios

Civilización minoica (III). Orígen mitológico.

Esta civilización debe su nombre al legendario rey Minos, monarca que ha sido fuente de innumerables mitos, entre ellos el del Minotauro. Aunque, según los expertos, es muy probable que en realidad Minos fuera el nombre que se daba a los dirigentes de Creta, como Kaiser en Alemania o Zar en Rusia.

Hoy nos remitimos al mito de Europa. Cuenta la mitología griega que Zeus se enamoró perdidamente de Europa, una joven princesa fenicia cuando la vio jugando en la playa de Sidón con sus amigas. Para seducirla se transformó en un hermoso toro blanco y se mezcló con las manadas del padre de la joven. Esta se acercó al animal para acariciarlo y al ver que era manso además de bello terminó por montarse en su lomo. Así se produjo el famoso rapto de Europa. Zeus aprovechó la oportunidad y cruzó el mar nadando con la muchacha encima de él, hasta llegar a la isla de Creta, donde reveló su verdadera identidad. En honor al animal, el dios dejó en las estrellas la forma de lo que llamamos la constelación de Tauro. Europa le dio tres hijos, uno de ellos se llamó Minos y así se denominaron a partir de entonces los reyes de Creta. Y así llamamos nosotros, gracias a los descubrimientos de Arthur Evans a la civilización cretense: minoica.

El mito de Europa sugiere un hecho tan trascendental como que la historia de Europa comienza en Creta.

El rapto de Europa de Tiziano

El rapto de Europa de Rubens, homenajeando a Tiziano. Museo del Prado.

Civilización minoica (II). Arte.

El arte minoico es uno de los más ricos del mundo egeo y se desarrolló entre el 2.800 y el 1.400 a.C. en la isla de Creta. Sus principales características son el colorido, la vitalidad, las formas sinuosas, la elegancia y el dinamismo de sus representaciones. Los temas festivos están presentes en todas las manifestaciones artísticas, incluso en los sarcófagos:

sarcófago cretense

Representación de una ofrenda religiosa en un sarcófago de Hagia Triada. Museo arqueológico de Heraklion.

imagen de las columnas y sus capiteles

imagen de las columnas y sus capiteles

Ya hemos hablado en otro post acerca del palacio minoico. A pesar de constituir el principal edificio de la sociedad cretense, no se pretendió dotar a este tipo de construcciones de la solemnidad y la monumentalidad de la que hicieron gala otras civilizaciones como la egipcia o la persa. En realidad el palacio minoico es único, sus características no se han dado en ningún otro lugar del planeta. Sus techos eran en general bajos y por ser rectos podemos hablar de arquitectura arquitrabada. Se perseguía la idea de la comodidad, el palacio tenía numerosas terrazas, patios de ventilación, sistemas de canalización de aguas residuales y tragaluces en las habitaciones. Las columnas eran de madera, tenían un capitel de forma bulbosa y carecían de basa. Como ya comentamos anteriormente, los palacios fueron destruidos y reconstruidos en varias ocasiones por causas desconocidas, se baraja la posibilidad de desastres naturales o invasiones violentas.

En la pintura destacan los frescos de las paredes por su intenso colorido y la influencia del arte egipcio en cuanto a la representación de la naturaleza y el cuerpo humano, pero con una mentalidad diferente a este último. Aquí prima el movimiento y las formas sinuosas. Es una muestra de creatividad, delicadeza, gran belleza y estilización.

akrotiri_boxers

fresco de los delfines

cnosos2

Esta pintura ha recibido el nombre de "la parisina"

Esta pintura ha recibido el nombre de “la parisina”

Predomina una gran armonía entre formas y colores y la tendencia a representar las figuras de perfil. Los fondos suelen ser lisos sin perspectiva. Los personajes de la corte, los temas cotidianos, las actividades deportivas, animales y vegetación son las manifestaciones más recurrentes. Destacan los peinados, los adornos y los jóvenes de aspecto ágil y atlético.

Fresco del llamado príncipe de los lirios

Fresco del llamado príncipe de los lirios. Cnosos ca.1500 a.C. Museo de Heraclión. Creta

Escultura: Se han encontrado varias estatuillas de pequeño tamaño que sugieren el posible culto a la fertilidad. Llevan serpientes en las manos aunque no sea un animal demasiado común en la zona.

diosa de las serpientes

diosa de las serpientes

El toro está presente en diversas representaciones del arte minoico.

Ritón, vaso ceremonial decorado como cabeza de animal, en este caso de toro. Los cuernos son de oro y los ojos de cristal de roca.

Pero quizás lo más llamativo se da en la cerámica, que se clasifica en tres periodos diferentes: la Camares o Kamares, que aparece en el minoico medio con fondo negro y dibujos claros, la marina y la floral.

knossos_kamares

Cerámica de Camares, fondo negro

Cerámica de Camares, fondo negro

anfora cretense

ánfora minoica. 1500 a.C.

Kamaresvase_2

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Phitoi, grandes vasijas de almacenaje

Hasta aquí una pequeña muestra del arte de una sociedad que vivió hace cuatro mil años, pero que parece actual por su frescura y su vitalidad.

Para una información más completa adjunto el excelente trabajo realizado por Mª Carmen Calonge Moreno y Roberto Lérida Lafarga.

Civilización minoica (I). Sociedad y palacios.

La civilización cretense o minoica se desarrolló en Creta y en las islas cercanas a esta en el mar Egeo entre los años 2800 y 1400 a.C. aunque su florecimiento se inició sobre el 2000 a.C. Su nombre es debido a su descubridor Arthur Evans en honor al mítico rey Minos. Se trataba de una sociedad urbana cuya actividad principal estaba basada en el comercio marino que llevaba a los cretenses a desplazarse por todo el Mediterráneo. Creta se convirtió en un punto de encuentro entre diferentes culturas debido a su enclave estratégico, paso obligado de las rutas comerciales entre Europa, Egipto y Asia Menor. Esta cultura ha sido considerada predecesora de la griega. Otras actividades no menos importantes fueron la metalurgia, la cerámica y la orfebrería.

Son famosos sus grandes palacios de plantas y estructuras irregulares, laberínticas, por no decir caóticas, que se distribuían en torno a un patio.

plano del palacio de Cnosos

plano del palacio de Cnosos

Aunque era en el palacio de Cnosos donde estos rasgos estaban más acentuados. Algunos pasillos tenían forma de zig-zag y las escalinatas no eran rectas. El edificio estaba dotado de una asimetría total. Digno de mención es el sistema hidráulico del palacio, que contaba con abastecimiento de agua fría y caliente, desagüe en los baños e incluso un sistema de calefacción por medio de aire caliente.

Una dependencia del palacio de Cnosos

Una dependencia del palacio de Cnosos

Estas edificaciones solían construirse en lugares elevados y disponían de distintas areas dependiendo de la función que en ellas se desempeñaba, residencial, administrativa, almacén e incluso existían zonas dedicadas a talleres artesanales. Tenían dos o tres plantas aunque en alguna zona del palacio se observan incluso cinco. Los palacios iban creciendo de forma desordenada, las estancias se iban añadiendo según las necesidades de sus ocupantes.

El palacio era pues el edificio principal de la cultura minoica, el centro de toda la actividad social. A su alrededor se estructuraban las viviendas de las poblaciones cretenses. En sus patios centrales se llevaban a cabo fiestas con danzas y juegos, como los famosos saltos de toro, que llevaban a cabo tanto muchachos como muchachas. La mujer tenia un importante papel en la sociedad cretense. La importancia que daban los cretenses a los juegos atléticos y a la preparación física ha llevado a diferentes autores a suponer que podríamos estar ante los precursores de los futuros juegos olímpicos. Aunque los primeros no se llevarían a cabo hasta el año 776  a.C. cuando la civilización minoica llevaría desaparecida casi 600 años.

dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

Dos muchachas y un muchacho realizando ejercicios acrobáticos en torno al toro

En el terreno religioso, los cretenses rendían culto a las deidades femeninas, conocidas como reina-madre, también rendían culto a animales como la serpiente, fertilizadora de la tierra o al toro. Por su contacto con otras civilizaciones conocían los sistemas de defensa y armas, pero por alguna razón no imitaron este comportamiento lo cual da idea del carácter pacífico de esta sociedad. Tampoco se han hallado fortificaciones o murallas, armas en las tumbas o representaciones bélicas en su arte. La vida cretense era especialmente tranquila, relajada e incluso podríamos calificarla de alegre y jovial, según nos informan los numerosos frescos aparecidos en las paredes de sus edificios.

Ejemplo de escritura lineal A

Ejemplo de escritura lineal A

El primer sistema de escritura que utilizaron fue el jeroglífico aunque más tarde desarrollarían un sistema propio denominado Lineal A surgido hacia el 1900 a.C. basado en signos fonéticos silábicos, aunque a día de hoy aún no ha podido ser traducido. Con la invasión micénica sobre el 1400 a.C. se adoptó la escritura lineal B la cual sí ha sido descifrada.

Se sabe que los palacios sufrieron al menos dos destrucciones a lo largo de su historia. En la primera, los edificios fueron reconstruidos de nuevo, no así en la segunda. No se sabe bien qué sucedió, la población pudo haber abandonado la isla debido a una catástrofe natural,  por ejemplo a consecuencia de los efectos de la erupción del volcán de la cercana isla de Thera. Más información aquí. Otra teoría establece la llegada de los micénicos o aqueos como los causantes de su desaparición, tras ser la cultura minoica absorbida por  la micénica. De nuevo nos hallamos ante la repentina desaparición de una gran civilización sin que hayamos conseguido averiguar por el momento las causas exactas.

Thera

Fresco que representa a un pescador de la isla de Tera

Fresco que representa a un pescador de la isla de Tera

Thera o Tera había sido llamada Kalliste (la muy hermosa) en la Antigüedad. Era una isla situada a unos 100 kilómetros al norte de la isla de Creta, que formaba parte geográficamente del archipiélago de las Cícladas y de influencia era claramente minoica. Sus habitantes se sustentaban gracias a la agricultura, la ganadería, la pesca y el comercio.

En el centro de la isla se hallaba un imponente volcán de 1600 metros de altura que salió de su letargo sobre el 1800 a.C. Una serie de terremotos alertó a la población que emigró hacia otras islas vecinas. Por los restos arqueológicos hallados se cree que la huida fue controlada pues se llevaron la totalidad de sus pertenencias. Durante los años siguientes el volcán expulsó una enorme cantidad de cenizas al aire. Hacia el 1600 a.C. el volcán estalló literalmente. Fue tal la violencia de la detonación, que donde hasta entonces había existido una montaña de 1600 metros ahora había un hoyo de una profundidad de 1,5 km por debajo del nivel del mar. El agua del mar Egeo entró en el hueco en forma de una inmensa catarata. Parece ser que la explosión fue 4 veces más intensa que la del Krakatoa en 1883, que consiguió agrietar muros a más de 160 kms de distancia.

En la imagen se ve perfectamente la huella dejada por la explosión del volcán

En la imagen se ve perfectamente la huella dejada por la desaparición del volcán

En Thera se formó una nube de ceniza y vapor de una enorme magnitud que desprendía un calor intensísimo. Esta nube se desplazó por las islas vecinas, ocultó la luz del sol durante siete días e incluso llegó hasta Egipto y Turquía. Se produjo un gran tsunami que causó una gran devastación en las islas vecinas donde excavaciones arqueológicas han hallado muros de piedra y cubiertas de casas a 100 metros de distancia de estas. A consecuencia de esta explosión se originó un cambio climático en el Mediterráneo oriental.

Yacimiento arqueológico en Akrotiri

Yacimiento arqueológico en Akrotiri

Se ignora el motivo de la desaparición de la civilización minoica, pero tras este episodio es fácil imaginar la destrucción que debió causar el tsunami posterior a la explosión del volcán en los puertos, embarcaciones y astilleros de las islas del archipiélago. Recordemos que la base de la economía minoica era el comercio y este se llevaba a cabo por vía marítima. De la noche a la mañana los habitantes de la zona se encontraron incomunicados e indefensos. Quizás esta situación fuera aprovechada por otros pueblos vecinos para invadir estas islas y asentarse definitivamente en ellas. Sabemos que la civilización micénica estuvo plenamente establecida en la zona sobre el año 1400 a.C. así pues, se podría afirmar que la explosión del volcán fue, sino el principal, uno de los desencadenantes del fin de la civilización minoica o cretense.

Si queréis saber más sobre este tema, teneis información muy detallada sobre la erupción aquí y sobre los efectos de esta aquí

Vista de las excavaciones

Vista de las excavaciones

En la Edad Media, concretamente en el 1204, la isla pasó a manos de la republica veneciana que le dio el nombre de Santa Irene, posteriormente estuvo en manos del imperio otomano y finalmente en 1840 se incorporó a Grecia.  Hoy la conocemos como Santorini, un estupendo destino turístico europeo.

santorini-012 (1)

El trirreme, estrella del Egeo

El trirreme llegó a ser el navío de guerra más poderoso entre los siglos VI y IV a.C. en la Antigua Grecia. Medía unos 40 metros de largo, por 6 metros en su parte más ancha. Su quilla era de una gran resistencia pues se empleaba a modo de espolón para embestir a las naves enemigas. Este espolón era de roble recubierto de bronce y estaba situado al nivel de la línea de flotación en la proa con el fin de abrir un boquete en la nave enemiga, aunque no la hundía inmediatamente. Según Platón para su construcción se utilizaba maderas de pino, ciprés y  abeto.

Reconstrucción de un trirreme

Reconstrucción de un trirreme

Constaba de dos cubiertas elevadas para el acomodo de los soldados de  infantería. Las principales características de este tipo de embarcaciones eran  su gran capacidad de maniobra, su agilidad  y su velocidad.

En su interior se hallaban tres filas de remeros dispuestas a cada lado de la embarcación. Estas tres filas se encontraban en tres niveles diferentes en cuanto a la profundidad siendo así que la fila superior estaba situada más hacia el exterior de la nave, siendo la inferior la más interior. Esta disposición hacía ganar estabilidad al navío.

sección del trirreme

sección de la nave

La tripulación se componía de 200 hombres de los cuales 170 eran remeros repartidos del siguiente modo: 27 remeros a cada lado en la parte inferior que estaba justo por encima del nivel del mar, otros 27 en la fila del medio y 31 remeros en cada lado de la parte superior. El mayor peligro lo asumían los remeros de la fila inferior, pues en caso de ser embestidos por otra nave sus posibilidades de escape eran muy escasas. Los remos medían alrededor de 4,5 metros de largo. Las tripulaciones griegas no se componían de esclavos sino de profesionales altamente cualificados aunque de clase social baja.

La nave podía llegar a alcanzar una velocidad de 10 nudos, gracias al impulso de los remos y de las dos velas cuadradas en sus dos mástiles, aunque con el tiempo se pasó a tener de un solo mástil con una sola vela.

Temístocles fue el gran impulsor de la flota ateniense, con la creación de 200 trirremes. Su primera aparición tuvo lugar en la Guerra de Salamina contra los persas en el 480 a.C. A pesar de combatir en inferioridad numérica, la flota ateniense consiguió una de las mayores victorias de su historia.

En 1987 finalizó, tras dos años, la construcción de una réplica de un trirreme para realizar estudios sobre su navegación y tácticas navales. Fue bautizada como Olympias. Pertenece al ejército griego y en 2005 participó en las Olimpiadas. Aquí dejo el vídeo aunque la calidad no es demasiado buena.

El Mausoleo de Halicarnaso, la maravilla perdida

Hasta mediados del siglo IV a.C. el imperio persa era todavía el mayor del mundo, extendiéndose desde el medio oriente hasta la India.

Una de las pocas esculturas que existen en la actualidad

Estatua de Mausolo debida probablemente a Briaxis

Los territorios estaban divididos en satrapías o provincias en cada una de las cuales gobernaba un monarca, aunque en la práctica todos estos reyes eran súbditos del emperador persa. Una de estas satrapías llamada Caria, situada en la actual Turquía tenía como capital Halicarnaso. Al morir el soberano, que gobernó desde el 377 al 353 a.C. su esposa y hermana Artemisia II profundamente enamorada del rey Mausolo decidió hacer construir un sepulcro para su amado. Esta es la versión más romántica, la otra versión más fidedigna cuenta que fue el propio Mausolo quien proyectó el templo viendo cercano el fin de sus días y que vivió durante gran parte de la construcción del mismo.
Lo que sí ha traspasado la Historia es el amor legendario de Artemisia por su esposo. Todo lo que conocemos de esta obra lo debemos a los escritos de Plinio el Viejo, quien a su vez había leído los hechos en un libro de los dos arquitectos de la obra en cuestión Pyteos y Satyros. Fueron contratados también los escultores Scopas, Briaxis, Leocares y Tymoteo, podríamos decir pues, que este proyecto arquitectónico reunió a la flor y nata de los artistas griegos de la época.

halicarnaso_mausoleo

Sobre una gran base cuadrangular se construyó un gran edificio de tres plantas con una altura de unos 46 m. Cada escultor se ocupó de una fachada del edificio, de unos 30 metros de longitud. Scopas trabajó la fachada oriental, Briaxis la del norte, Leocares la oeste y Tymoteo la medidional. Sobre un amplio pedestal se hallaba un peristilo de treinta y seis columnas de estilo jónico, de unos doce metros de altura y dispuestas en filas de a dos.  En la parte superior se levantaba una pirámide trunca de 24 peldaños, culminando con la imagen de Mausolo de pie sobre un gran carro de mármol. En el interior se hallaban las estatuas de los dos reyes además de otras que representaban animales. Destacables eran los frisos con motivos heroicos.

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Fragmento de un friso con representación de la guerra entre Griegos y Amazonas

Desde entonces, a este tipo de construcción funeraria se le ha  denominado Mausoleo. La reina siguió de cerca la construcción de este edificio pero murió al poco tiempo de finalizado este. En el año 1100 un terremoto derribó el templo en gran parte y finalmente en la Edad Media, fueron los caballeros de la orden de San Juan quienes terminaron de demolerlo para utilizar sus piedras en el levantamiento de un castillo para defenderse de los ejércitos turcos.

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

Esto es lo que queda del Mausoleo de Halicarnaso

El monumento funerario se localiza en la actual ciudad de Bodrum en Turquía. Está ubicado entre dos colinas a unos cien metros por encima del mar y encarado a este. El arqueólogo Newton encontró parte de unos frisos y alguna estatua, como las de Mausolo y Artemisia que se conservan actualmente en el Museo Británico.