Civilización minoica (III). Orígen mitológico.

Esta civilización debe su nombre al legendario rey Minos, monarca que ha sido fuente de innumerables mitos, entre ellos el del Minotauro. Aunque, según los expertos, es muy probable que en realidad Minos fuera el nombre que se daba a los dirigentes de Creta, como Kaiser en Alemania o Zar en Rusia.

Hoy nos remitimos al mito de Europa. Cuenta la mitología griega que Zeus se enamoró perdidamente de Europa, una joven princesa fenicia cuando la vio jugando en la playa de Sidón con sus amigas. Para seducirla se transformó en un hermoso toro blanco y se mezcló con las manadas del padre de la joven. Esta se acercó al animal para acariciarlo y al ver que era manso además de bello terminó por montarse en su lomo. Así se produjo el famoso rapto de Europa. Zeus aprovechó la oportunidad y cruzó el mar nadando con la muchacha encima de él, hasta llegar a la isla de Creta, donde reveló su verdadera identidad. En honor al animal, el dios dejó en las estrellas la forma de lo que llamamos la constelación de Tauro. Europa le dio tres hijos, uno de ellos se llamó Minos y así se denominaron a partir de entonces los reyes de Creta. Y así llamamos nosotros, gracias a los descubrimientos de Arthur Evans a la civilización cretense: minoica.

El mito de Europa sugiere un hecho tan trascendental como que la historia de Europa comienza en Creta.

El rapto de Europa de Tiziano

El rapto de Europa de Rubens, homenajeando a Tiziano. Museo del Prado.

Anuncios